Diario 855 14.11.2019 | 06:39
Proveedores Hosteltur: Informativo Canal Horeca.
Uno de los más extendidos es una imagen del establecimiento poco definida

10 errores de marketing que cometen los restaurantes, según Gastrouni

A veces se ignoran las redes sociales, aunque son una oportunidad de atraer clientes 19 septiembre, 2019

Una estrategia de marketing efectiva puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso de un negocio. Sin embargo, a menudo se cometen errores básicos de marketing en un restaurante, dejando escapar oportunidades para llevar su establecimiento hasta los potenciales clientes.

Gastrouni, escuela de formación universitaria del sector Horeca, muestra los 10 errores más comunes de estrategia de marketing en restaurantes: la industria crece año tras año e Internet brinda nuevos canales para que las empresas se comuniquen de manera directa con los clientes.

El esfuerzo de sacar adelante un negocio hostelero no puede verse mermado por desperdiciar las ventajas que ofrece el marketing.

Una estrategia de marketing efectiva puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso de un negocio.

Los típicos errores de marketing en restaurantes

  1. Hacer un branding inconsistente. Define la imagen de tu restaurante y no te separes de ella. Úsala como el canal por el cual llevarás tanto la estrategia de marketing como el mensaje que pretendes transmitir. La página web, las redes sociales, y cualquier otro material deberán estar respaldados por esta imagen única.
  2. Ignorar las redes sociales. Las redes sociales te permiten ver cómo perciben tus clientes tu restaurante, ayudándote a construir confianza y a permanecer en la mente del consumidor. Aunque decidas que tu negocio no debe estar en redes sociales -algo casi imposible de conseguir hoy en día-, tus clientes sí lo están. Así que aprovecha esta oportunidad para ser parte de la conversación, averiguando qué redes sociales son las más utilizadas por tus cliente y asegurándote que te puedan encontrar en ellas.
  3. No reclamar tu negocio en Google. Google My Business es la herramienta de Google que permite poner tu negocio en el mapa, literalmente. Reclamando tu negocio, puedes actualizar los horarios, la página web, el menú y otros datos de utilidad para tus clientes. Además, te asegura que la información más importante de tu negocio (localización, teléfono, horario, etc.) aparezca inmediatamente cuando alguien se encuentra buscando un restaurante.
  4. Negarse a pagar por el marketing. Para que el marketing suponga un impacto en la mejora de tu negocio, es casi obligatorio dedicar una parte del presupuesto a ello. En EEUU, la Asociación Nacional de Restaurantes publicó que los restaurantes gastan de media un 3% de sus beneficios mensuales en programas de marketing. Aún así, deberíamos centrar esfuerzos en el marketing digital; sobre todo en motores de optimización de búsqueda (SEO), en Google My Business, y en redes sociales.
  5. No medir el impacto del marketing. ¿Cómo se mide el impacto del marketing en hostelería? Podemos saber cuántas visitas ha recibido nuestra página web, los clics realizados en los anuncios online, el número de seguidores en las redes sociales, incluso, saber cuántos asistentes han venido a un evento. Nuestra inversión en marketing y en imagen de marca deberá estar fuertemente ligada a unas medidas específicas.
  6. Ignorar la importancia de un programa de fidelidad. La información es poder y por eso un programa de fidelidad bien integrado es una increíble manera de recoger información sobre tus clientes. Esta herramienta, además de para mantenerse en contacto con los clientes, servirá para lanzar campañas de marketing personalizadas en base a los datos recogidos, ofreciendo un valor para él: cupones de descuento, códigos de promoción, invitaciones a eventos, felicitaciones de cumpleaños, etc.
  7. Enviar demasiados emails promocionales. La principal razón por la que una persona cancela una suscripción de email es porque reciben demasiados correos y muy a menudo. Estaremos desperdiciando todo el valor de nuestra base de datos de clientes si hacemos que estos se den de baja.
  8. No tener ni idea de SEO. Los términos 'comida' y 'bebida' son dos de los más buscados en Internet, por lo que es de cajón que aquellos restaurantes incluyan en su página web las palabras clave adecuadas. Si por ejemplo, tienes un restaurante especializado en alitas de pollo y cerveza en Barcelona, si alguien busca en Google 'alitas de pollo cerveza Barcelona', lo más probable es que, si has definido bien tu estrategia SEO, tu restaurante aparecerá el primero en dicha búsqueda.
  9. Escatimar en fotografía. La imagen es una poderosísima herramienta de 'storytelling', sobretodo en redes sociales. ¿Sabías que el 84% de la comunicación online de 2018 se hizo a través de imágenes? La frase 'una imagen vale más que mil palabras' no es baladí cuando éstas provocan fuertes sentimientos en el espectador. Debemos invertir en fotografías de alta calidad de nuestros platos y del interior del restaurante, y que estén realizadas -a ser posible- por un profesional para construir una buena imagen y conseguir una reacción positiva en nuestro público.
  10. Negarse a evolucionar. Debemos estar informados de todo lo que ocurre en nuestro sector, a nivel micro y macro, y, sobre todo, debemos formarnos en gestión empresarial para resistir frente a la competencia. Así será más fácil modificar nuestra estrategia de marketing para que se adapte a los posibles cambios que sufra nuestro entorno.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Proveedores Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.