Diario 838 22.10.2019 | 05:11
Proveedores Hosteltur: Informativo Canal Horeca.
Situado en A Coruña, está especializado en gastronomía mexicana

Iván Cotado firma el interiorismo del restaurante Nana Pancha

Los 160 metros cuadrados se distribuyen en dos zonas marcadas por los colores vivos, la madera, la forja y la vegetación, tan reconocible en la arquitectura criolla 11 octubre, 2019
  • El último proyecto del estudio Iván Cotado es el restaurante mexicano Nana Pancha, situado en A Coruña
  • El nuevo restaurante se divide en dos espacios claramente diferenciados: la cantina y la hacienda
  • Ana Graciela es el 'alma mater' que hay detrás del Nana Pancha para rendir homenaje a sus orígenes mexicanos

El estudio Iván Cotado ha desarrollado el proyecto Nana Pancha, un restaurante mexicano que muestra dos atmósferas decorativas distintas de marcadas connotaciones decorativas inspiradas en la ciudad de Tampico, lugar de nacimiento de la propietaria.

Nana Pancha es producto de la nostalgia y el arrojo de Ana Graciela, una mexicana residente en A Coruña que quiere mostrar la verdadera identidad de la gastronomía mexicana. El establecimiento es un homenaje a Tampico, su ciudad de origen de gran influencia criolla y el estudio de Iván Cotado ha sabido plasmar en el proyecto todos esos detalles locales.

El objetivo principal es que el comensal, cuando cruce la puerta, sienta que está en México tanto por su gastronomía como por el ambiente que le envuelve mientras la saborea. Así, el diseñador de interiories se ha inspirado en las construcciones típicas de esta ciudad portuaria del Golfo de México con gran presencia de forjas, ornamentaciones y estructuras de madera típicas.

La propia entrada está presidida por dos pilares que recuerdan a esos porches criollos soportados por esbeltos pilares de madera. "A pesar de que la normativa urbanística nos impide actuar en fachada, tratamos de preservar su protagonismo", declaran desde el estudio de Iván Cotado.

Dos espacios diferentes que comparten alma mexicana

Una vez en el interior del local, los 160 metros cuadrados de superficie se dividen en dos zonas claramente diferenciadas. Por un lado, el cliente se encuentra con 'la cantina' de estética jovial y desenfadada, más genuina y canalla, un espacio presidido por una gran barra y varios puestos dinámicos donde degustar a cualquier hora del día unos 'tragos con tacos'.

En la cantina del restaurante se ha elegido un mobiliario liviano para evitar sobrecargar el reducido espacio.

Por otro lado, 'la hacienda' responde a esa otra atmósfera del restaurante más confortable y relajada con una cocina semiabierta y una gran alacena como foco decorativo. La intensidad y autenticidad mexicana siguen presentes pero reflejan un carácter más tradicional.

A la hora de distinguir ambos espacios, la elección de materiales juega un papel clave, por ejemplo, si se observa el pavimento. En la cantina se trata de hormigón pulido y en la hacienda, de tarima de madera. Y lo mismo sucede con los sobres de las mesas, de mármol y madera, respectivamente. Es una estrategia visual para potenciar esa diferenciación de atmósferas.

Fotografías: © Héctor Santos-Díez

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Proveedores Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.