5 formas de aprovechar el pan del día anterior en Restauración

El pan del día anterior siempre es un problema a resolver en los restaurantes, aquí se proponen cinco formas de reutilizarlo.

Se puede tostar, rallar para empanar, elaborar platos tradicionales e, incluso, para postres tan cotidianos como un pudin

Es un alimento que se puede utilizar en diferentes elaboraciones

El pan del día anterior siempre representa un problema a resolver en restauración, porque es habitual que sobre. Sin embargo, los profesionales tienen al menos cinco formas habituales de utilizarlo que, además, contribuyen a satisfacer al cliente.

En el caso de un alimento perecedero como el pan, con una gran importancia en la cultura gastronómica española, son múltiples las opciones existentes para aprovechar el pan duro y es que este es un alimento fundamental en la dieta mediterránea.

Del salado al dulce, del desayuno a la cena, pasando por el almuerzo y las comidas entre horas, el pan sigue siendo base en nuestra alimentación.

5 maneras de aprovechar el pan del día anterior

  • Tostadas: tostar el pan y utilizarlo para tostadas en el desayuno es una de las opciones más sencillas para reutilizar el pan del día anterior que ha perdido su textura original. Unas tostadas francesas con canela y mermelada también pueden ser una buena opción para los desayunos.
  • Crutones: sobre todo pueden servir para aderezar sopas y cremas de verduras. Sin embargo, la creciente popularidad de ensaladas como la César también hacen de los crutones una opción recomendable en la preparación de una ensalada.
  • Migas: esta elaboración tradicional española es una forma ideal de aprovechar el pan durante todo el año. Algo de carne como panceta o chorizo, así como ajo, aceite, sal, pimientos y uvas o incluso melón, pueden dar como resultado unas migas que el consumidor que las deguste sabrá apreciar.
  • Empanados y croquetas: si se ralla, el pan puede ser utilizado para rebozar carnes o pescados o croquetas. Pese a ser algo más laborioso que comprar el pan directamente rallado, también es menos costoso.
  • Pudin: este postre típico de la cocina anglosajona es muy socorrido en los menús de muchos restaurantes. Algo de pan duro, huevo, leche, azúcar y frutas diversas pueden dar como resultado un pudin sabroso.

Escribe un nuevo comentario