Baleares prohíbe bebidas azucaradas y bollería en colegios y hospitales

Un decreto regula los menús cotidianos en los centros educativos no universitarios, basándose en la dieta mediterránea

La medida afecta a cantinas y a máquinas expendedoras

Un decreto aprobado hoy por el Govern Balear prohíbe la venta de bebidas azucaradas, bollería y golosinas en colegios y hospitales de las islas. La medida busca favorecer la adopción de hábitos saludables de alimentación entre los escolares de la comunidad autónoma, y también la población general.

Según se precisa en la nueva normativa, no se podrán todos esos productos de forma directa, en cantinas, bares y cafeterías de los centros educativos no universitarios, ni tampoco mediante máquinas de vending ubicadas en dichas instalaciones. En su lugar, la Administración quiere promocionar la dieta mediterránea.

Entre otras cuestiones, el nuevo decreto regula los menús escolares y de restaurantes de hospitales, precisando que se deben ofrecer legumbres entre una y dos veces por semana, que los segundo platos deben llevar guarniciones a base de ensaladas entre tres y cuatro veces por semana, y recomienda que los postres consistan en fruta fresca y de temporada entre cuatro y cinco días por semana.

Escribe un nuevo comentario