Crece un 2% el consumo de bebidas espirituosas en 2017

Las ventas del sector de las bebidas espirituosas moderaron su crecimiento al 2% en 2017, hasta alcanzar 218 millones de litros, impulsadas por el turismo y las exportaciones, con lo que encadenan tres años de crecimiento, según datos de la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE).

Las exportaciones y el buen comportamiento del turismo son factores determinantes para conseguir cerrar el pasado ejercicio en positivo

La Hostelería sigue siendo el primer canal de ventas

Las ventas del sector de las bebidas espirituosas moderaron su crecimiento al 2% en 2017 respecto al año anterior, hasta alcanzar 218 millones de litros, impulsadas por el turismo y las exportaciones, según datos de la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE).

Pese a este incremento, el sector está muy lejos todavía de alcanzar los valores que presentaba antes de la crisis. El Director de FEBE, Bosco Torremocha, destaca que la buena marcha de las exportaciones y el buen comportamiento del turismo como factores determinantes para conseguir cerrar el pasado ejercicio en positivo.

“Si estas cifras han sido posibles, sobre todo después de la subida del 5% de los impuestos especiales que gravan nuestros productos en diciembre de 2016 y en un entorno tan inestable sociopolíticamente hablando, ha sido principalmente gracias a la afluencia de turistas a nuestro país y al buen comportamiento de las exportaciones, que crecen por encima de la media europea”, explica el director de FEBE.

El peso del canal hostelero

La hostelería sigue siendo el principal canal de ventas del sector. Así, el consumo en Hostelería y Restauración supuso el 62% del total en 2017, mientras que el 38% restante correspondió al canal de Distribución.

Dentro del canal hostelero, es reseñable la buena evolución que muestra el consumo diurno, que representa ya el 83% del total de las ocasiones de consumo.

El Director de FEBE ha querido subrayar el alto nivel de compromiso que existe en la hostelería “ofreciendo al consumidor no solamente nuestros productos, sino una experiencia de consumo asociada a su prefect serve. Este trabajo conjunto entre el sector de bebidas destiladas y la hostelería ha favorecido que proliferen nuevas formas de consumo, como #ComparteUnMedio, y se consoliden otros momentos como el aperitivo, el tardeo o el afterwork“.

Datos económicos

El sector de bebidas destiladas representa ya un valor económico de 7.585 millones de euros, lo que supone el 0,17% del Producto Interior Bruto (PIB). En nuestro país se consumen unos 6,2 litros de alcohol puro per cápita (la media europea es de 9,2 litros por persona y año).

España, con 3.800 centros de producción distribuidos por la geografía nacional, del que el 80% son Pymes y empresas familiares, es el tercer país europeo con mayor número de Indicaciones Geográficas Protegidas de bebidas espirituosas, con 19, solo por detrás de Francia y Alemania, lo que contribuye a poner en valor el componente social y cultural de este sector tradicional.

Por su parte, las exportaciones de bebidas destiladas crecieron en 2017 un 5%, muy por encima de la media europea. Así, el 40% de la producción nacional se destina a la exportación. Los principales destinos de las exportaciones españolas son: Filipinas (72 millones de euros), Alemania (48 millones de euros), México (42 millones de euros) y Francia (31 millones de euros).

Por categorías, España sigue siendo un país eminentemente consumidor de whisky, con el 25% de la cuota de mercado. Seguido del segmento de licores, que ya representa una cuota del 20%. El repunte buen comportamiento del gin ha contribuido a mantener la senda de crecimiento que experimenta esta categoría en los últimos años, representando ya el 19% del total.

Escribe un nuevo comentario