¿Cómo es el consumidor de vino en nuestro país?

En 2018 ha crecido el número de bodegas en España hasta alcanzar un total de 4.373, son 280 más que el año anterior y con ellas el consumidor de vino.

En 2018 ha crecido el número de bodegas en España hasta alcanzar un total de 4.373, una diferencia de 280 más que el año anterior

El 72,9% del consumo se concentra en el vino tinto

El consumidor de vino, teniendo en cuenta la población española mayor de edad es de 37.643.375 personas, según el Instituto Nacional de Estadística y según el informe de ‘El Consumo de vino en España y comportamiento de los shoppers’, de OeMV-Nielsen, que determina que casi el 70% de la población mayor de edad engloba al comprador/consumidor de vino.

Además, también señala que un 14% lo compra aunque no lo consuma. Por lo que, tanto por parte de la producción como del consumo las cifras son prometedoras.

Según el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), en 2018 ha crecido el número de bodegas en España hasta alcanzar un total de 4.373, son 280 más que el año anterior.

El Observatorio también señala que, el vino tranquilo con denominación de origen fue el más consumido en 2017 por valor de 561 millones de euros. Eso sí, el más consumido en volumen fueron los vinos tranquilos sin Denominación ni Indicación Geográfica Protegida con una cifra de 174,5 millones de litros.

En 2018 ha crecido el número de bodegas en España hasta alcanzar un total de 4.373, son 280 más que el año anterior y con ellas el consumidor de vino.
La situación del vino en España experimenta mejoras, tanto por parte de la producción como del consumo las cifras son prometedoras.

Los datos del informe ‘El Consumo de vino en España y comportamiento de los shoppers’ señalan que la elección del vino en Hostelería arranca en el tipo de vino, seguido de la DO. Para los jóvenes el precio es lo más relevante, mientras que para los seniors y personas de mediana edad, la Denominación.

El consumidor de vino se decanta por el tinto

Además, el consumidor de vino español lo es principalmente en tinto: el 72,9% del consumo se concentra en ese tipo, mientras que el vino blanco supone un 12,9% y el vino rosado un 6,4%. Los vinos de Jerez y los vinos dulces son el 1,8%, mientras que los vinos espumosos suman el 6,0% restante.

Son datos que se extraen del ‘Panorama actual y perspectivas del sector vitivinícola 2017’ de EAE Business School. Este informe señala que el 26% del consumidor de vino se encuentra entre los 18 y 34 años, y el 74% restante se sitúa entre los 35 y superados los 54 años, por lo que se trata de una bebida con un perfil de consumidor maduro.

En 2018 ha crecido el número de bodegas en España hasta alcanzar un total de 4.373, son 280 más que el año anterior y con ellas el consumidor de vino.
Según el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMV), el vino tranquilo con denominación de origen fue el más consumido en 2017 por valor (561 millones de euros).

El estudio también destaca seis tipos de ‘bebedor’ en España: tradicional, urbanita inquieto, trendy, rutinario, ocasional interesado y social. El gasto de euros en vino por habitante presenta grandes diferencias entre las diferentes Comunidades Autónomas, situándose desde los 11,35 euros de Castilla-La Mancha y los41,53 euros del País Vasco.

El estudio Nielsen 360 señalaba que en 2017 el consumo en casa crecía, pero en Hostelería también, cerrando el año con un incremento del 5,7% gracias al buen tiempo, la mayor confianza del consumidor y el turismo.

Así mismo, por categorías, vinos y cervezas fueron los grandes dinamizadores, con crecimientos del 8,8% y 6,9%, respectivamente. Las bebidas no alcohólicas (aguas, refrescos, etc.) crecieron un 3,2%; mientras que los espirituosos tuvieron un año plano.

¿Cómo se cierra el año 2018 en el sector vinícola y otros segmentos?

Los datos del primer trimestre del año, ya indicaban que la tendencia experimentaba mejoras con respecto a 2017.

En 2018 ha crecido el número de bodegas en España hasta alcanzar un total de 4.373, son 280 más que el año anterior y con ellas el consumidor de vino.
Los vinos con y sin DOP e IGP caen en volumen, pero aumentan en valor.

De este modo, los hogares españoles gastaron en vino algo más de 2,37 millones de euros (6,3 millones de euros más que en el mismo periodo del año anterior). La OEMV también destaca una subida generalizada de precios, sobre todo en espumosos.

Los vinos con y sin DOP e IGP caen en volumen, pero aumentan en valor. Respecto a otras bebidas, el consumo de cerveza inició 2018 con subidas del 1,5% en volumen y del 3,8% en valor, hasta alcanzar los 220 millones de euros a precios más elevados. Sin embargo, el consumos de bebidas espirituosas se mantiene más o menos estable con un muy buen momento de la sidra.

Escribe un nuevo comentario