Etiquetado de zumos y néctares: transparencia de procesos

Los zumos y néctares de frutas son alimentos mínimamente procesados y su elaboración se caracteriza por las restricciones en lo que a aditivos respecta.

AEAZN, entidad nacional de autocontrol, vela por la autenticidad, la calidad y lucha contra el fraude y la adulteración de estos productos

España es un referente en la industria alimentaria

Los zumos y néctares de frutas son alimentos que sufren procesos mínimos y su elaboración se caracteriza por las restricciones en lo que a aditivos respecta. Los compuestos o ingredientes que pueden añadirse se recogen en el anexo 1.B del Real Decreto (RD) 781/2013.

Es decir, un decreto, por el cual se regula la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos y néctares españoles, hace que la industria española sea un ejemplo de transparencia en todos estos ámbitos.

En este sentido, gracias a la Asociación española de Autocontrol de Zumos y Néctares (AEAZN), el sector es un referente administrativo nacional en material de autocontrol de la calidad en el ámbito alimentario, ya que esta organización sectorial se ocupa de fomentar y vigilar la libre y leal competencia entre las empresas españolas del sector.

Los zumos y néctares de frutas son alimentos mínimamente procesados y su elaboración se caracteriza por las restricciones en lo que a aditivos respecta.
Según Asozumos, para los zumos y néctares, “únicamente está autorizada la incorporación de los aromas, pulpas y células procedentes de la misma fruta.”

Además, AEAZN también controla autenticidad y de la calidad de sus productos y la lucha contra el fraude y la adulteración son sus principales objetivos. De este modo y al respecto de las restricciones de aditivos únicamente se permite la adición de vitaminas y minerales autorizados por la legislación a través del Reglamento (CE) nº 1925/2006 del 20 de diciembre de 2006.

Por su parte, desde la Asociación Española de fabricantes de Zumos (Asozumos) su secretario general Alfonso Mena, señala que, “desde Asozumos estamos comprometidos con la transparencia en todo el proceso de elaboración y la composición de nuestros zumos y néctares. Así, los consumidores pueden disfrutar de un alimento que preserva las propiedades de las frutas de las que proceden”.

Zumos y néctares, aditivos naturales de la misma fruta

En cuanto a los aditivos alimentarios, la industria solo puede incluir aquellos contemplados en el Reglamento (CE) nº 1333/2008 del 16 de diciembre. Para los zumos y néctares, sean o no procedentes de concentrado, “únicamente está autorizada la incorporación de los aromas, pulpas y células procedentes de la misma fruta”, explica Alfonso Mena.

Los zumos y néctares de frutas son alimentos mínimamente procesados y su elaboración se caracteriza por las restricciones en lo que a aditivos respecta.
Sólo para los néctares, se permite una incorporación de azúcares no superior al 20% del peso total del producto.

Sólo para los néctares, se permite la incorporación de azúcares en una cantidad no sea superior al 20% del peso total del producto, pudiendo sustituirse total o parcialmente por miel o edulcorantes. De manera excepcional, puede añadirse zumo de limón y de lima como acidificantes sin modificar al denominación del producto y en una cantidad inferior a los 3 gramos por litro de zumo.

El artículo 2 del Real Decreto (RD) 781/2013, por el que se regula esta categoría de bebidas, establece las disposiciones específicas sobre etiquetado, presentación y publicidad. Dicho artículo determina todos los casos en los que deben aparecer reflejadas en el etiquetado las frutas de las que proceden los zumos y néctares.

Es decir, todos, salvo aquellos en los que los zumos de limón y lima sean utilizados exclusivamente como acidificantes. También en el caso de que estén compuestos por más de tres frutas, en cuyo caso podrá utilizarse la denominación ‘varias frutas’.

Escribe un nuevo comentario