Bienestar animal: la industria cárnica impulsa un certificado

La industria cárnica pone en marcha un certificado de bienestar animal en colaboración con AENOR, basado en el modelo europeo Welfare Quality.

Se basará en el modelo más reconocido, Welfare Quality, que ha sido desarrollado por expertos de toda Europa

La patronal FIC e IRTA unen fuerzas con AENOR

La Fundación Privada de Industrias de la Carne (FIC) se suma al Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) en la promoción de las buenas prácticas de bienestar animal en la industria cárnica, a través de la certificación basada en Welfare Quality.

Según aclaró la Asociación Española de Normalización Certificación (AENOR), que colabora en la adopción del que considera el modelo “más reconocido”, al haber sido desarrollado por una red de centros tecnológicos de toda Europa; a los que en este caso se suma la participación de los expertos de IRTA.

La certificación “es la única conforme a Welfare Quality operando actualmente en España”, asegura AENOR y fue elaborada esta entidad e IRTA en 2014. Desde entonces, este sello ha sido obtenido por más de 1.300 instalaciones. La incorporación de FIC “supone el apoyo del sector cárnico a esta iniciativa”, redondea.

La entidad española de certificación considera que este sello “da respuesta a todas las premisas de evaluación y certificación”. Y, además, contribuye a cumplir la legislación vigente de aplicación, los mayores estándares en la materia avalados por expertos, así como el autocontrol de las empresas para garantizar en todo momento el Bienestar Animal.

Para conseguirlo, la industria cárnica debe evalúar parámetros tales como el manejo, alimentación, descarga, alojamiento o el aturdimiento de los animales, entre otros aspectos.

Condiciones para la industria cárnica

La auditoría previa que se realiza se basa principalmente en la “observación y evaluación directa de los animales y su comportamiento”, especialmente en los siguientes aspectos: buena alimentación, buen alojamiento, buena salud y comportamiento apropiado para las necesidades de la especie.

Estos principios básicos a cumplir por la industria cárnica están agrupados en un total de doce criterios, que van desde la ausencia de dolor por el manejo, lesiones o enfermedades; hasta garantizar los movimientos o un adecuado comportamiento de los animales, entre otros.

Según aclara AENOR, el bienestar animal “es uno de los pilares fundamentales de la sostenibilidad”, ya que la aplicación de buenas prácticas en este ámbito “tiene un impacto directo en la calidad de los productos e influye en la reducción de costes de producción”, haciendo posibles modelos más eficientes y sostenibles.

También es uno de los pilares esenciales de la producción ganadera para garantizar la seguridad y calidad alimentarias. Finalemente, tiene una correlación directa con la calidad del producto alimenticio, ya que los productos cárnicos y lácteos provenientes de animales con un mejor bienestar ofrecen una mayor calidad y mejores rendimientos.

Origen de esta certificación

Se trata de una certificación reconocida a nivel europeo que abarca las especies porcina, bovina y avicultura, con módulos nuevos en  cunicultura y ovino. El sello puede concederse a las instalaciones desde la explotación hasta el matadero, además de amparar la trazabilidad hasta el consumidor final para garantizar la procedencia de los productos hasta orígenes certificados.

Escribe un nuevo comentario