J. García Carrión: “Hablan de kilómetro 0 pero piden Rioja”

El director para el Canal Horeca del grupo especialista en vinos y espirituosos J. García Carrión, Miguel Poblet, habla sobre el avance de la demanda.

El 60% de las ventas se reparten entre esa D.O. y las de Ribera del Duero y Rueda, aunque hay cambios en las distintas regiones

Miguel Poblet es director de Horeca

El grupo J. García Carrión es el más importante dentro del sector vinícola español, con bodegas en las principales D.O., vinos premiados y un intenso esfuerzo de distribución en la Hostelería. Como tantas otras compañías, en los años de crisis apostó por la exportación para compensar la caída de ventas en el mercado interno.

Pero, ahora, con las industrias turística y hostelera en auge, vuelve de nuevo su vista al consumo estatal, que ahora se reinventa con nuevos condicionantes. Sobre la situación actual y las perspectivas habla el director de Horeca de J. García Carrión, Miguel Poblet.

P.- ¿Cómo es su relación con las empresas hosteleras de todo tipo con las que tiene tratos comerciales? ¿Qué le pide el cliente profesional?

R.- Para el hostelero nosotros ya no somos un proveedor, somos su socio, le traemos innovación, le llevamos novedad, le proponemos fórmulas para incrementar su venta y su beneficio.

Ya no nos limitamos a darle un precio, sino que en nuestras propuestas hay un plan de negocio para cada producto que le estamos ofreciendo, porque nosotros entendemos que la venta ya no se queda en el almacén de nuestro cliente, la venta está cuando él lo sirve a su cliente y éste repite.

P.- Actualmente, en gastronomía se apuesta por el producto local, y eso incluye a los vinos. ¿Cómo afecta esta tendencia a J. García Carrión?

R.- Se habla de productos de kilómetro cero, locales, etc. Y es muy comentado por los clientes, pero cuando vemos sus ventas, nos damos cuenta que lo que se vende en vinos es, por este orden, Rioja, Ribera del Duero y Rueda. Y, luego, es cierto que cambia según la zona del mapa nacional, pero el 60% del volumen lo tienen esas esas tres denominaciones de origen.

Con J. García Carrión, al tener presencia en las nueve D.O. con más venta, con doce bodegas, la verdad es que eso no nos afecta demasiado. Tenemos productos suficientes como para hacer a cualquier restaurador una carta completa y eso es lo que están demandando. Aunque, eso no quita para que siempre estemos pendientes de la evolución.

P.- ¿Qué percepción tienen el consumidor joven de los vinos nacionales?

R.- El rango de edad de los consumidores de vino en España, comparado con otros países vecinos, es alto. La gente joven no está entrando demasiado y, por eso, el mercado y nosotros, como líderes en la categoría, estamos comenzando a trabajar productos que conecten con ellos.

La clave es que sean fáciles de consumir, son casi refrescos con base de vino, con poca graduación, sin alcohol, gasificados en muchos casos y con diseños modernos. Incluso estamos sacando vinos con variedades de colores, desde el azul, el rosa, el dorado… Esto nos está ayudando a entrar mejor en este importante sector del mercado.

P.- ¿Qué novedades está preparando J.García Carrión para el sector de la Hostelería por lo que a vinos se refiere?

R.- Llevamos los últimos años lanzando vinos espumosos de baja graduación con colores a base de extractos naturales, en azul, dorado, rosa, etc., a unos precios muy competitivos y con diseños rompedores.

La diferenciación y el reconocimiento entendemos que son claves para el hostelero, es por ello que tenemos una línea de marcas de vinos específicas para el canal que estamos llevando a los concursos internacionales y están siendo premiados con su más alta puntuación. Cada vez más, el sector nos está obligando a tener diseños y productos específicos para sus locales.

Como líderes de la categoría de sangría, hemos lanzado una sangría Premium al mercado en formato de vidrio de un litro, que es ideal para el restaurador porque se puede presentar directamente de cara al público y les da una garantía de calidad y homogeneidad de producto, así como de coste.

P.- ¿Seguirá mejorando la situación de la industria?

R.- Hoy en día, nos encontramos con un turismo ‘prestado’ que ha provocado incluso saturar la hostelería en España, pero hemos de saber aprovechar este momento, dar un salto cualitativo  y saber pensar en el futuro para retener a esos turistas y al mercado nacional, y a mi parecer, la calidad, competitividad y diferenciación han de continuar siendo nuestro potencial versus otros países.

Otra de las claves para esta y todas las compañías es la exportación que tanto nos ayudó durante la crisis y nos va a ayudar en estos próximos años.

La demanda y J. García Carrión: un 10% más cada año

La evolución del Canal Horeca fue de crecimiento continuado, año tras año, hasta que llegó la crisis de 2008, que frenó la tendencia e hizo que la Hostelería pasara a los números rojos, con un descenso al cierre del año del -11%, “algo a lo que no estábamos acostumbrados en este país”, remarca Miguel Poblet.

El experto comenta ahora que esa situación “generó una criba en un canal sobredimensionado por la caída del consumo y de las ventas entre 2008 y 2014 de entre un 20% y un 30%, dependiendo del sector. Los que mejor resistieron esta crisis fueron los restaurantes organizados de comida económica, quienes a pesar de decrecer no se vieron tan afectados como la restauración no organizada o tradicional, pasando a ser el precio un eje muy importante en la oferta a los clientes”, recuerda.

Es a partir del 2014 cuando se aprecia un repunte, se vuelve a la senda de los números verdes y poco a poco se va olvidando la crisis.

Tras iniciarse la recuperación en 2014, “están entrando los capitales riesgo a invertir cada vez más”, al mismo tiempo que se extiende la digitalización, se incrementa la oferta hostelera y surgen nuevas oportunidades de negocio. Ahora el crecimiento es superior al 10% cada año.

Escribe un nuevo comentario