Marie Brizard eleva el alcohol de su anís de toda la vida

Marie Brizard es consciente de la época que vive el sector en cuestión evolución de las tradiciones aumentando la graduación del alcohol de su clásico anís.

Está elaborado con botánicos y especias naturales junto con su esencia principal proveniente de una variedad verde del Mediterráneo

Nueva referencia en evolución de las tradiciones

Marie Brizard es consciente de la época que vive el sector en cuestión de recuperación y evolución de las tradiciones de toda la vida. En este sentido, el anís se está posicionando como una de las bebidas a tener en cuenta en esta nueva era de transformación.

El anís es una bebida que marida con cócteles o con los cafés de origen y de especialidad que cada vez cobran mayor presencia en la Hostelería.

Debido a estas nuevas demandas que surgen en la actualidad y, que exigen sabores potentes y destilados complejos, Marie Brizard ha presentado un nuevo anís de corte clásico, de calidad premium y con una graduación superior a la de su Anisette Marie Brizard.

Con la experiencia de más de 250 años en la producción del anisete nace Anís Marie Brizard 35º, un anís clásico pero elaborado con anís verde del Mediterráneo y con una variada selección de plantas y especias naturales hecho con once botánicos diferentes.

Marie Brizard 35º fusiona tradición y actualidad 

Cada uno de estos botánicos se destila dos veces por separado en alambiques de cobre de más de 60 años de antigüedad, dando como resultado un producto con características organolépticas diferenciadoras.

Cabe destacar que, el agua utilizada procede de un manantial propio situado a más de 120 metros de profundidad que permite obtener un agua bruta de calidad, la cual se procede a desmineralizar obteniendo un agua pura transparente, translúcida y sin minerales que puedan afectar el sabor o el color del producto.

En boca es suave, ligeramente dulce y con un largo posgusto. Resulta muy adecuado para tomar solo, con hielo para disfrutar de su sabor y aroma, con un chorrito de agua para obtener la clásica Palomita, en todo tipo de cócteles (y en especial con vodka, dada su potencia) o con café, aportando un toque al mítico carajillo de toda la vida.

Escribe un nuevo comentario