¿Qué medidas tomar para reducir los microplásticos del agua?

Un estudio de Orb Media ha revelado que el 92% del agua embotellada y el 83% del grifo están contaminadas con microplásticos.

El 92% del agua embotellada y el 83% del grifo están contaminadas por estas partículas debido al vertido de plásticos en mares y océanos

Filtros y sistemas de carbón activado pueden retenerlos

Un estudio realizado a finales de 2018 por Orb Media sobre el agua embotellada y la proveniente del grifo detectó la preocupante cifra que reveló que el 92% del agua embotellada y el 83% del grifo están contaminadas con microplásticos, datos a tener en cuenta por parte de las industrias del sector de Alimentación y Bebidas.

Rocío Alcocer, directora de Tapp Water, empresa especializada en soluciones de filtrado cómodas y sostenibles para el agua del grifo, analiza las causas y consecuencias de estos microplásticos para el medioambiente y los seres humanos, así como de las medidas que se van a tomar o pueden tomarse para evitarlos.

En el análisis, se determinó que las partículas de microplásticos más pequeñas que se encontraron en el agua analizada dio un resultado de 2,5 micrómetros. En este sentido, se analizaron 250 botellas de agua de 9 países diferentes, detectando una media de 40 partículas de plástico por galón (3,78 litros), con un tamaño superior que un cabello humano cada una.

Un estudio de Orb Media ha revelado que el 92% del agua embotellada y el 83% del grifo están contaminadas con microplásticos.
España es el segundo país europeo que más plásticos arroja, con 126 toneladas de vertidos diarios al mar Mediterráneo.

Por su parte, el 72% del agua del grifo en el territorio europeo está contaminada de microplásticos, con España en segunda posición como uno de los países que más plásticos arroja, con 126 toneladas de vertidos diarios al mar Mediterráneo.

Mientras que, en EEUU alcanza el 94%, según un estudio previo de Orb Media, que reflejan datos muy alarmantes, a pesar de que no hay evidencia científica aún que estas partículas sean un peligro para la salud.

¿Una amenaza para el sector de Alimentación y Bebidas?

Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos microplásticos son muy fáciles de ingerir, ya que ya están llegando a tener presencia en ingredientes culinarios y alimentos como en la sal de mesa y el pescado, y a pesar de que aún no se conoce el impacto que pueden tener a largo plazo en la salud humana, la OMS ya está estudiando su incidencia en ella.

Un estudio de Orb Media ha revelado que el 92% del agua embotellada y el 83% del grifo están contaminadas con microplásticos.
Sustituir productos plásticos por otros que ya tienen una versión biodegradable, son algunas de las medidas.

Debido al tamaño de las partículas, son complicadas de tratar en la filtración de las depuradoras y terminan en ríos y mares afectando a la flora y la fauna que a su vez repercute en la cadena de Alimentación & Bebidas, estimándose un consumo de media por adulto de 2.000 microplásticos al año a través de la sal.

Cabe destacar que, Europa ha realizado una votación para la puesta en práctica de una medida que tiene como reto para la reducción de plásticos, hacer que desaparezcan del mercado aquellos productos que ya tienen una versión biodegradable para antes de 2021.

Por otro lado, para los productos que no tienen una segunda alternativa, su consumo deberá reducirse como mínimo en un 25% hasta 2025, con planes y estrategias para incentivar la reutilización y el reciclaje.

Sistemas de filtrado de microplásticos y acciones

  • Filtros de grito de carbón activado granular: estos sistemas filtran contaminantes de hasta cinco micrones.
  • Filtros de grifos de bloques de carbón: en este sentido, Tapp Water, ha desarrollado un filtro con cartuchos biodegradables que consigue depurar contaminantes de hasta dos micrones, eliminando todos los microplásticos.
  • Soluciones de filtros con ósmosis inversa: aunque tienen un coste más elevado y necesitan un mayor mantenimiento y gasto de agua, estas soluciones consiguen filtrar hasta 0,001 micrones, y resultan muy eficaces para absorber las partículas de plásticos.
  • Mayor concienciación social: educando a la sociedad en el uso y consumo responsable de productos que contienen plásticos.
  • Crear movimientos por parte de los gobiernos: en vías de promover mejores prácticas encaminadas hacia un futuro más sostenible.
  • Erradicar productos plásticos: sustituyéndolos por aquellos que ya tienen una versión biodegradable.

Escribe un nuevo comentario