Protos ’27 2015 obtiene la Medalla de Oro en Mundus Vini

Bodegas Protos ha lanzado la segunda añada de Protos '27 que ha sido galardonada con la Medalla de Oro en el certamen internacional Mundus Vini en Alemania.

Su maceración prefermentativa en frío extrae los aromas varietales y la fermentación alcohólica se realiza en depósitos de acero inoxidable

Elaborado con uva tinta del país de viñedos de 50 años

Bodegas Protos ha lanzado la segunda añada de Protos ’27 que ha sido galardonada con la Medalla de Oro en el certamen internacional Mundus Vini, celebrado el pasado mes de febrero en Alemania.

La añada 2015 es el resultado del ‘Proyecto 27‘, una gira realizada por la bodega por Barcelona, Sevilla, Málaga, Badajoz, Canarias, Tenerife, Las Palmas, Valencia, Asturias y Santander donde 250 sumilleres pertenecientes a diferentes asociaciones, propusieron su coupage entre los diferentes tipos de levaduras de la bodega.

Al igual que la primera añada con mejoras de técnicas de cultivo, caracterización de viñedos y de barricas, Protos vuelve a usar sus levaduras autóctonas gracias a un proyecto de I+D+i.

El nuevo Protos ´27 2015 está elaborado con uva Tinta del País procedente de viñedos de más de 50 años. Las uvas han sido vendimiadas a mano en pequeñas cajas y una vez en bodega, manos expertas han escogido, uno a uno, en la mesa de selección, los racimos óptimos para elaborar este vino.

Protos, crianza de 16 meses en barrica 

Después de unos días de maceración prefermentativa en frío, para extraer el máximo de aromas varietales, la fermentación alcohólica se lleva a cabo en depósitos de acero inoxidable de 15.000 kg de capacidad a 25 ºC.

Tras una maceración de 2-3 semanas, con varios remontados diarios, el vino pasa a barrica nueva de roble francés, donde se realiza en un primer momento la fermentación maloláctica y a continuación la crianza en barrica durante 16 meses. El punto final lo aporta un importante reposo de 1 año en botella.

El resultado es un vino fresco, intenso, complejo y elegante en nariz con una amplia gama de matices, donde la fruta se integra con los aromas terciarios que aparecen a lo largo de la crianza.

En boca la potencia, concentración, persistencia, redondez y equilibrio proporcionan un vino de largo recorrido, que va a ir mejorando en la botella durante mucho tiempo.

Escribe un nuevo comentario