Señorío de Montanera lanza un solomillo embuchado artesanal

Señorío de Montanera gracias a un proyecto de investigación y desarrollo iniciado en 2006 presenta ahora en el mercado un solomillo embuchado ibérico de bellota, una pieza muy poco habitual.

Se realiza aliñado con sal y toques de ajo y pimienta, sin utilizar pimentón para no enmascarar el sabor de la materia prima

Elaborado con cerdos ibéricos alimentados con bellota

Señorío de Montanera gracias a un proyecto de investigación y desarrollo iniciado en 2006 presenta ahora en el mercado un solomillo embuchado ibérico de bellota, una pieza muy poco habitual.

Debido a su escasez y calidad, en los últimos tiempos el solomillo ibérico se ha destinado principalmente a su consumo fresco, para tomar a la plancha, asado o en carpaccio, lo que ha hecho que su embuchado, muy habitual en las zonas de matanza, se haya extinguido prácticamente.

Señorío de Montanera gracias a un proyecto de investigación y desarrollo iniciado en 2006 presenta ahora en el mercado un solomillo embuchado ibérico de bellota, una pieza muy poco habitual.
Por su pequeño tamaño se realiza un embuchado doble, con dos embutidos unidos longitudinalmente.

El solomillo embuchado de Señorío de Montanera sigue la fórmula tradicional y se aliña con sal, ligeros toques de ajo y pimienta, sin utilizar pimentón para no enmascarar el característico sabor a bellota de la materia prima.

Tras un día en adobo, antes de embucharlo, se le unta una fina capa de manteca blanca de cerdo ibérico puro de bellota que le aporta jugosidad, dificulta la oxidación y ralentiza su curación. Por su pequeño tamaño se realiza un embuchado doble, con dos embutidos unidos longitudinalmente, para darle más calibre y así la pieza embuchada resulta ser muy jugosa.

De hecho, al corte se observa una línea fina blanca formada con la manteca que recubre las dos piezas de solomillo, y recuerda a la apariencia del lomo doblado.

Solomillo embuchado 100% artesanal

En definitiva, se trata de un producto artesano, tradicional y diferente, que supone una importante fuente de grasas monoinsaturadas y ácidos grasos básicos para el organismo (ácido oleico, vitamina B1, fósforo y hierro, entre otros nutrientes) y que encaja muy bien para ofrecer como aperitivo o entrantes.

En los últimos años, la empresa ha apostado fuerte por la recuperación de las tradiciones gastronómicas de su tierra, a través de recetas clásicas de las matanzas caseras de Extremadura y el sur de España caídas en desuso y mejoradas para adaptarse a los gustos de consumo actual.

Escribe un nuevo comentario