Un estudio muestra las claves para mejorar dietas en hospitales

Abaratar los alimentos saludables, aumentar las opciones y reducir las porciones, son claves para mejorar las dietas en hospitales, según un estudio.

Mayor variedad, raciones más pequeñas y abaratar el precio, son algunas de los factores para lograr una dieta más saludable

Más oferta de comida sana conduce a mayor consumo

Abaratar los alimentos saludables en las cafeterías y puntos de venta, aumentar las opciones de comida sana y reducir el tamaño de las porciones, son las claves para lograr que tanto el personal sanitario como los visitantes mejoren sus dietas en hospitales, según un estudio de la Universidad de Warwick, Inglaterra (Reino Unido).

Usando la ‘teoría del empujón’ como base, que trata de dirigir a la población hacia decisiones que les beneficien a largo plazo, el estudio ha examinado las formas en las que el personal sanitario puede cambiar su entorno para apoyar la compra y el consumo de productos saludables.

La autora principal y profesora de la Escuela de Medicina de Warwick, Oyinlola Oyebode, explica que apoyar a la fuerza laboral del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) de Reino Unido para mejorar su salud “tendrá efectos significativos en la población”.

De acuerdo con los investigadores, el personal sanitario se enfrenta a “muchas barreras para acceder a alimentos saludables“, como la falta de tiempo, las cargas de trabajo imprevistas y el difícil acceso a los alimentos en el puesto de trabajo.

Así, los expertos instan a estos profesionales a contribuir en el cambio de hábitos, promoviendo mejores opciones y en entornos favorables tanto para ellos mismo como para los familiares que se encuentran visitando a seres queridos.

Tener más opciones mejora la dietas en hospitales

Los responsables tomaron como base del estudio, publicado en ‘BMJ Open’, una investigación que demostró que ubicar las frutas y hortalizas en la entrada principal de una tienda, sin anuncios o mensajes adicionales para animar a los clientes, llevaba a un aumento del 15 por ciento en las ventas de esos productos.

A partir de estos datos se estudió si el NHS de Reino Unido podría conseguir el mismo efecto. En los resultados, se encontró que el esfuerzo requerido para seleccionar opciones saludables disminuía a la vez que el demandado para seleccionar las no saludables aumentaba, lo que dio lugar a dietas mejoradas.

Asimismo, también quedó demostrado que ofrecer raciones más pequeñas de los platos principales junto otros productos de tamaño estándar mejoraba el comportamiento alimenticio.

En otros estudios previos que también se han tomado como referencia, el aumento de la disponibilidad de opciones saludables y a menor coste conducía a dietas en hospitales más sanas, por ejemplo, cuando el 75 por ciento de los productos ofrecidos en la cafetería de un hospital eran saludables y el 25 por ciento no lo era, se consumían más las alternativas buenas.

Escribe un nuevo comentario