Análisis de Big Data: dar sentido a los datos desestructurados

Las captación de datos en masa ya no es un reto, ahora es necesario saber analizarlos con el Big Data.

Permite detectar tendencias, conocer mejor al cliente, optimizar procesos, realizar predicciones y agilizar la toma de decisiones

Si no se ordenan no contribuyen a mejorar el negocio

Conocido ahora popular y universalmente como Big Data, el Data Mining o minería de datos, es un proceso para examinarlos desde la perspectiva del gran volumen. Y, aunque todo el mundo parezca saber lo que es, pocos pasan de reconocer que entienden que se trata del “análisis de una enorme cantidad de información”.

Y es cierto. Pero también que hablamos de algo que no está precisamente ordenado y poco puede aportarnos: hace apenas un par de años, según fuentes consultadas por PROVEEDORES HOSTELTUR, el 98% de la información generada ya era digital, pero apenas el 5% de ella correspondía a datos sistematizados, ordenados y, por lo tanto, útiles.

Entre otras cosas, para permitir detectar tendencias de consumo, un mayor conocimiento del cliente, el análisis predictivo, la optimización de procesos o la agilidad en la toma de decisiones.

Implantación dispar

Las propias compañías de desarrollo tecnológico consideran que “hay un gran interés de las empresas por el campo del Big Data, pero los niveles de implementación y los métodos son aún bastante dispares. En el del turismo, por ejemplo, el nivel de madurez empieza a ser comparable al de otros sectores como el de la salud o el bancario, donde está más establecido”.

Y, lógicamente, si estas industrias ya lo han incorporado a sus estrategias de negocio, el resto de segmentos asumirán también que conviene apostar por un método cuyo principal beneficio “son precisamente las oportunidades que genera desde un punto de vista estratégico, permitiendo tomar decisiones con un mayor conocimiento y basándose en poderosos modelos de tendencias, comportamientos del consumidor u otros modelos predictivos”.

En opinión del CINO (Chief of Innovatios Officer) de Etoolinnovation, Jordi Cladera, Big Data es también un aliado cuando se aplica “en varios procesos internos, principalmente en la optimización de recursos de IT, web analytics, realtime analytics… Externamente aplicamos estos conocimientos a nuestros clientes, claro, para procesar la información de la que disponen y ofrecérsela mediante dashboards, cuadros de mando que les permite integrarla en sus procesos estratégicos de manera sencilla”.

Explotar los datos

No obstante, tratar con Big Data no es solo cosa del sector TIC. Encontrarte con que tu servidor almacena miles de datos de las operaciones diarias y que no eres capaz de explotarlos está siendo una constante para muchas empresas, pymes, profesionales y autónomos.

Pero, ¿quién se encarga de ello?. Para la Profesora de Organización de Empresas y, entre otros cargos y cometidos, miembro del Comité de Garantía de la Calidad del Máster en Análisis Masivos de la Universidad de las Islas Baleares, Rebeca Méndez, existe la impresión de que “solamente las personas con formación en informática o telemática pueden entenderlo y hacer uso de ello. Sin embargo, Big Data es necesariamente multidisciplinar”.

Por ejemplo, Méndez asegura que mientras informáticos y estadísticos llevan ya tiempo abasteciendo el mercado laboral en esta materia, “si los datos que analizan requieren tomar decisiones de índole económica o de empresa, se necesitarán economistas o economistas de empresa. Si tiene que hacerse sobre urbanismo y movimiento de personas, se precisarán geógrafos o ingenieros de caminos, y si las decisiones se toman en el ámbito de la salud, deberán hacerlo profesionales sanitarios”.

Entre datos masivos

La profesora cree que “la gracia de la formación en Big Data, que en España tiene aún poco recorrido en comparación a otros países, es que una persona con un perfil específico, como los profesionales que citaba antes, puede recibir herramientas para manejar datos masivos que le permitan tomar las decisiones más acertadas”.

Las redes sociales son otro ejemplo de transversalidad en el perfil de los analistas: en el terreno docente, un matemático explica cómo calcular y analizar las principales medidas que definen estos canales de comunicación, como fluye la información, quiénes son los actores principales y de qué depende su importancia. Otros se encargan de darle un sentido económico, sociológico, etc…

Productos idóneos

En la práctica, el principal beneficio que todos obtendremos de Big Data, como usuarios, clientes, consumidores y particulares, es que las empresas podrán ajustar mejor sus productos y servicios a nuestras preferencias, para aportar mayor valor. Se podría decir que nos ofrecerán prestaciones que realmente valoremos, permitiéndoles optimizar recursos y fidelizarnos en un mismo gesto.

De nada sirve que el producto que nos ofrecen sea atractivo, por ejemplo, si no es el momento adecuado, como una espectacular oferta en bebidas combinadas a las 9 de la mañana: hay que saber qué proponer, a quién y en qué momento. Y, todo ello, gracias a darle sentido a datos que se generan por intercambios de información, uso de Internet, redes sociales y un largo etcétera, que por sí solos significan poco, pero juntos tienen forma de uve: volumen, variedad, velocidad y veracidad.

Oportunidades del Big Data

Si la inadecuada gestión de un fichero de clientes convencional ha provocado que tradicionalmente muchas empresas perdieran comba en lo que a competitividad y eficacia se refiere, imaginemos un escenario en el que ya se generan, diariamente, más de 2,5 trillones de bytes de datos.

O el no tan lejano 2020, cuando se calcula que por encima de treinta mil millones de dispositivos estarán liberando información continua y constante. ¿Cuántas oportunidades van a perderse las organizaciones que no le den sentido a la información que puede llevar al éxito su modelo de negocio?

Escribe un nuevo comentario