Repsol: “El reto es prescribir nuestras soluciones a Horeca”

Repsol ofrece soluciones energéticas personalizadas a sus clientes

El gas tiene la capacidad de unificar las diferentes necesidades energéticas en un solo combustible lo que supone un ahorro de costes

Francisco Esteban es responsable de este sector

La optimización del consumo energético es un valor fundamental en la viabilidad de un negocio. Francisco Esteban, responsable del sector HORECA de Repsol Butano, que cuenta ya con cerca de 50.000 clientes entre bares, restaurantes, hoteles, campings y casas rurales, nos explica en qué consiste la solución que ofrecen a este sector, a qué tipo de establecimientos va dirigida y cuáles son las ventajas responsables del éxito que están teniendo en el mercado.

P.- En primer lugar nos gustaría saber a qué tipo de clientes está dirigida la propuesta energética que Repsol Butano hace al sector HORECA.

R.- Gracias a que el gas propano y el gas butano se pueden almacenar fácilmente, disponemos de multitud de formatos que se adaptan a las necesidades de cualquier negocio.

Desde un bar o una cafetería de una ciudad que necesite la bombona de toda la vida hasta un gran establecimiento hotelero ubicado en una carretera de montaña que requiera un depósito fijo, pasando por casas rurales, campings, restaurantes o cualquier establecimiento HORECA que tenga como prioridad la optimización de costes y un servicio de suministro que ninguna otra empresa puede ofrecer.

Repsol ofrece soluciones energéticas personalizadas a sus clientes
Esteban: “El uso del gas puede mejorar tanto el servicio al cliente como la eficiencia energética del negocio.”

P.- ¿Cuáles son las principales ventajas que aporta el Gas de Repsol frente a otras energías?

R.- Puedo empezar hablando de su versatilidad. Cualquier negocio del sector con una cocina profesional ya está utilizando gas para los fogones pero existen otros muchos usos del gas con los que se puede mejorar, tanto el servicio prestado al cliente como la eficiencia energética del negocio y, por tanto, los costes.

En la propia cocina, casi cualquier equipo que use electricidad, como hornos, freidoras, planchas, etc., podría sustituirse por uno a gas. Además, el gas también se puede usar para climatizar el edificio, para el agua caliente sanitaria, para la lavandería de un hotel o para climatizar una terraza a través de los calientapatios que tanto éxito están teniendo últimamente.

Otra de las grandes ventajas que mencionaría es el ahorro de costes. Somos especialmente competitivos en este sector, no solo por el coste del kilovatio frente a otras energías sino por esa capacidad de unificar las diferentes necesidades energéticas en un solo combustible.

En Repsol podemos afirmar que disponemos de la mayor red de distribución de GLP del país, lo que nos permite asegurar a nuestros clientes el suministro de gas sin interrupciones en cualquier lugar de la Península y Baleares. Para clientes con depósito fijo que tengan una necesidad puntual, disponemos incluso de un servicio de emergencia con el que podemos suministrar en 6 horas.

Dentro de nuestra oferta comercial, disponemos de un servicio de asesoramiento energético personalizado y de financiación para la instalación y equipos de consumo: ventajas que hacen que nuestra propuesta no pueda compararse con ninguna otra de las existentes en el mercado. De ahí el éxito que estamos teniendo para que nuevos clientes nos elijan como su suministrador de energía y para mantener satisfechos a los ya existentes.

P.- Cambiar de energía conlleva costes. ¿Cómo puede saber un cliente si le merece la pena empezar a utilizar Gas de Repsol?

R.- Si se trata de un proyecto con un tamaño mínimo, presentaremos de forma gratuita al cliente un estudio energético de su establecimiento en el que se detallan los ahorros que obtendrá y el tiempo de recuperación de la inversión en equipos de consumo que tenga que realizar.

Pero además, el valor que aporta nuestra solución no solo pasa por esos ahorros directos en energía. Los equipos a gas incorporan una tecnología extraordinariamente eficiente que disminuye los costes de mantenimiento y alarga su vida útil además de ser más baratos a la hora de adquirirlos.

P.- En el sector HORECA, tanto los clientes como los gestores de los negocios valoran cada vez más los efectos sobre el medioambiente que tiene su actividad. ¿Se puede afirmar que el Gas de Repsol es una energía limpia y respetuosa con el entorno?

R.- El GLP es una fuente de energía con muy bajo impacto ambiental local ya que su uso produce muy bajas emisiones de CO2 y además tiene una alta compatibilidad con energías renovables, que permiten un equilibrio técnico-económico. De nuevo estamos arriba al compararnos con otras energías.

Repsol ofrece soluciones energéticas personalizadas a sus clientes
El GLP es una fuente de energía con muy bajo impacto ambiental local.

P.- Si todo son ventajas, ¿por qué se instalan otras soluciones energéticas?

R.- Nuestra asignatura pendiente es la prescripción de nuestras soluciones para el sector. La instalación de un depósito o de una batería de bombonas, aunque es muy sencilla y rápida, requiere de instaladores con la acreditación adecuada. En Repsol nos preocupamos por la seguridad y marcamos unos requisitos muy altos y exigentes para homologar profesionales que ejecuten este tipo de instalaciones lo que, en ocasiones, ha llevado al instalador a prescribir otras fuentes de energía antes que la nuestra.

Por suerte, hoy cualquier profesional dedicado al sector, sea o no instalador, puede trabajar con nosotros prescribiendo nuestras soluciones. Sólo por conseguir que un cliente nos elija como solución energética para su establecimiento o por incrementar el consumo de gas en clientes ya existentes, el profesional puede incrementar sus ingresos al recibir las primas de captación que disponemos para tal efecto y nosotros nos encargamos del proyecto y la instalación en caso de que no tenga la acreditación necesaria.

No obstante, con las bombonas y los depósitos, estamos presentes en casi 50.000 establecimientos HORECA entre Península y Baleares y en millones de viviendas que usan el gas para cocinar y para calentar el agua de sus viviendas.

Escribe un nuevo comentario