CIDH: “El director lleva en sus genes la posibilidad del cambio”

Vicente Romero es preside el Círculo Internacional de Directores de Hotel, CIDH.

“El turismo es la primera industria en nuestro país, pero no existe para él un plan de formación y reciclaje amparado por las administraciones”

Vicente Romero preside esta entidad internacional

El Círculo Internacional de Directores de Hotel (CIDH) es una entidad nueva que aglutina a los profesionales de esta actividad. Después de un año de actividad, su presidente Vicente Romero destaca la importancia que ha adquirido como foro que fortalece los lazos entre los veteranos y ofrece oportunidades a los noveles.

P.- Con la llegada de las tecnologías ¿corre algún riesgo la hostelería tradicional tal como la conocemos, especialmente en sus servicios personalizados?

R.- La transformación digital nos está obligando a adaptarnos al progreso que llega día a día, desde que comencé en la hostelería he podido comprobar que el director lleva en sus genes la posibilidad del cambio, adaptación a los tiempos y a los sistemas emergentes.

En general, todo directivo que entra en turismo lo hace por vocación, y esto le lleva a superar con facilidad todas las adversidades que se encuentra cada día a lo largo de su carrera profesional. Y, lo que es más importante, transmite a sus equipos estas sensaciones.

P.- ¿Cómo evolucionarán las funciones de un director de hotel en los próximos años?

R.- Son los clientes los que van por delante de las ofertas del hotel. Ellos nos piden nuevos servicios, nosotros sólo creamos lo que el cliente demanda.

Por este motivo, si sabemos utilizar las herramientas que nos dan las tecnologías, en su primera visita tal vez no, pero en la segunda visita podemos saber incluso donde va cuando sale del hotel y lo que compra, imagine dentro de nuestras instalaciones.

La capacidad de tener información de nuestro cliente es fundamental para el negocio y para el buen servicio. Es más, ya hay estudios que nos definen como personas según las app que tenemos en nuestro móvil.

P.- En general, ¿a qué desafíos se enfrenta actualmente el director de hotel?

R.- Si se refiere al desafío profesional como puesto de trabajo o profesión, yo diría que el individualismo. Es curioso, en estos tiempos donde todos estamos más conectados en ocasiones no nos apoyamos lo suficientemente unos colegas con otros.

Y, esta es la clave de nuestro futuro como profesionales, estar más unidos que nunca para conservar nuestros principios y no permitir que se pierdan nuestros valores como profesionales.

P.- Entonces, ¿cree usted que es posible que se desvirtúe la profesión de Director de Hotel?

R.- Turismo es una de las pocas industrias que necesita de las personas para dar servicios, por más que algunos se empeñen en poner robots, que también, pero serán herramientas para facilitar la gestión como todas las tecnologías que están surgiendo. Otra cosa es la manera de servir al cliente, hoy tienen otras necesidades que antes no se producían.

Vicente Romero resalta que el CIDH se ha convertido en una plataforma de comunicación entre directores de hotel en sólo un año.
Vicente Romero considera que el CIDH se ha convertido en una plataforma de comunicación entre directores de hotel.

Las tecnologías han venido para quedarse y ayudarnos en la gestión y control de los servicios; y es imposible estar en contra del progreso. Personalmente, he manifestado en alguna ocasión que de lo que estoy en contra es en sustituir a una persona por una máquina para atender al cliente.

P.- En ese sentido, ¿qué les aconseja a los jóvenes que eligen turismo como medio para entrar en su vida laboral? 

R.- A los que eligen esta profesión les recomendaría estar cerca de los directores Senior, tenemos un  colectivo de profesionales que llamamos ‘mentores’, que se reparten por toda España y están encantados de tomar un café con 15 ó 20 estudiantes y compartir una hora de experiencias con ellos, estas tertulias las hacemos gratuitamente desde CIDH, sólo tienen que solicitarlo a info@cidh.es y proponemos un candidato.

Por supuesto, también les recomiendo que elijan bien su centro de formación, que se informen de la disciplina que existe en el centro de formación. Si no hay disciplina, es mejor no ir, porque pagarán y no aprenderán lo esencial.

Y, también, que realicen prácticas en profundidad por todos los departamentos, relacionándose con los profesionales que están en actividad, hay voluntarios que están dispuestos a compartir experiencias.

P.- ¿Están las escuelas preparadas para la hotelería del futuro?, ¿deben cambiar el programa formativo de los futuros directivos? 

R.- Hoy tenemos personas dando clases de hostelería sin haber estado nunca trabajando en un hotel, solo han estado como clientes, esto sí que hay que cuidarlo. Porque la hostelería no es solamente montar platos en cocina como obras de arte ni hablar cinco idiomas la hostelería; sino que es humildad.

El trabajador que está en contacto con el cliente debe aportar valores, mesura en su alegría al transmitirla al cliente, y conocer qué grado de aceptación está dispuesto a percibir.

De ahí la importancia de seleccionar un buen centro de formación para sus carreras, y no todos son buenos ni todo es hostelería; han de compaginar tanto las tecnologías como los valores personales, que no se nos olvide que somos profesionales de dar servicios, no vendemos ni coches ni casas.

P.- Después del primer año de existencia del CIDH, ¿cuáles considera que son los principales aciertos y cuáles los retos por alcanzar?

R.- Al ser la única asociación de directores a nivel mundial se ha convertido en una plataforma de comunicación para todos los miembros, esto nos permite mantenernos. Y, por otro lado, la bolsa de trabajo que publicamos cada día, con ofertas a nivel mundial es nuestro activo más importante.

Como objetivo principal, es muy importante que siga creciendo el intercambio de comunicados dentro del CIDH entre todos los profesionales, aportando sus experiencias positivas y negativas.

P.- ¿Qué le pediría a la Administración para el sector directivo de los hoteles?

R.- Hace años algunos compañeros decidieron colegiar esta profesión, y me consta que algunos lo intentaron, otros no tanto; y lo dejaron olvidado. Ahora existen muchos intereses de por medio, tanto empresariales como en la misma Administración, y han preferido dejarnos en tierra de nadie.

Le pediría que nos tengan presentes como profesionales que somos, no como profesionales que trabajamos para una marca determinada, la mayoría, cada uno de nosotros ha invertido mucho en su carrera a lo largo de su vida laborar y nos están representando por todo el mundo, se merecen algo más.

P.- Por último, ¿cuál es su opinión sobre la situación actual de la actividad turística en nuestro país?

R.- Las distancias entre los destinos turísticos son pequeñas en mundo globalizado, a menos de una hora de avión tenemos países con graves problemas, ¿podemos o debemos tomar medidas para nuestro sector?

Sabemos que nuestras autoridades están tomando medidas para que nuestro sector este seguro, y nosotros colaboremos en todo lo posible, porque es labor de todos. Aunque la seguridad 100% no existe.

Por otra parte, el turismo es la primera industria en nuestro país, pero no existe un plan de formación y reciclaje para el sector que esté amparado por las administraciones, siempre sucede lo mismo.

De vez en cuando surge en la prensa una iniciativa que gestionan los mismos de siempre y son ellos quienes salen en la foto. Ahora con más dificultad.

Dicho esto, deberíamos prepararnos junto a nuestros equipos en una línea de formación que englobe posibles tiempos adversos, y cómo retener a nuestros clientes, sin entrar en si son prestados o no, eso es lo de menos.

Escribe un nuevo comentario