Construyen un hotel rural sobre una bodega del S. XVIII

La Bodega de Quintín, está protegido por el Patrimonio de la Comunidad de Madrid, ya que en sus orígenes fue una bodega abierta al público para su comercialización a granel.

Se encuentra situado en un complejo con una superficie total de 2.000 metros cuadrados, cuenta con diez habitaciones y una gran suite

Está protegido por el Patrimonio de la Com. de Madrid

La Bodega de Quintín es un nuevo hotel rural construido sobre unas bodegas del siglo XIII, ubicado a 48 kilómetros de Madrid, concretamente en el municipio de Villarejo de Salvanés, y que se configura para recuperar la esencia y la tradición propias de esa época.

El hotel conserva una parte de la bodega correspondiente al siglo XVIII, otra del siglo XIX y un testimonio de lo que fue la del XX. Además, La Bodega de Quintín, está protegido por el Patrimonio de la Comunidad de Madrid, ya que en sus orígenes fue una bodega abierta al público para su comercialización a granel.

El establecimiento, que se agrega a la cartera de hoteles rurales de la capital, se encuentra situado en un complejo con una superficie total de 2.000 metros cuadrados y cuenta con diez habitaciones, una de ellas accesible para minusvalías, y una gran suite. Además, también cuenta con un espacio gastronómico con acceso directo a la parte de la bodega del siglo XIX.

La Bodega de Quintín, está protegido por el Patrimonio de la Comunidad de Madrid, ya que en sus orígenes fue una bodega abierta al público para su comercialización a granel.
El hotel en sus orígenes fue una bodega abierta al público para su comercialización a granel.

Con respecto a su decoración, cada habitación es diferente a las demás, con materiales que combinan tradición y modernidad, junto con maderas pertenecientes a la antigua bodega como elementos encargados de transmitir la historia familiar.

Un hotel rural con historia familiar

Entre sus servicios este hotel rural cuenta con jardín, piscina, terrazas, y discoteca situada junto a la bodega del siglo XVIII y un salón con capacidad para 220 personas para la celebración de todo tipo de eventos, tanto de empresa como particulares.

hotel rural LA BODEGA DE QUINTÍN
La decoración de cada habitación es diferente con materiales que combinan tradición y modernidad, junto con maderas recuperadas de la antigua bodega.

Cabe destacar que, La Bodega de Quintín rinde su nombre a un viticultor afincado en la zona y actualmente, su nieta Irene García es la propietaria y directora del hotel.

“Queremos resaltar los valores de la Comunidad de Madrid y de nuestro pueblo, a la vez que mostrar la evolución en la forma de hacer el vino a lo largo de dos siglos”, ha señalado Irene.

Escribe un nuevo comentario