Normativa cada vez más exigente para textil ignífugo en hoteles

La selección de distintos tipos de tejidos que garanticen seguridad está endureciendo cada vez más la normativa del textil ignífugo en los hoteles.

Hay que diferencias entre elementos verticales, horizontales y tapicerías a la hora de cumplir los criterios técnicos exigidos

Su aplicación es distinta en función en cada zona 

La selección de distintos tipos de tejidos que garanticen seguridad, tanto en espacios Contract como en el sector hospitalario, está endureciendo cada vez más la normativa y el cumplimiento de los criterios que avalan las características del textil ignífugo.

Así, se deberá considerar la aplicación exigida de la normativa, en función de la zona en hoteles, restaurantes y hospitales.

En el ámbito hotelero se puede decorar con tejido todas las estancias y zonas comunes. Desde cortinas y muebles tapizados en el hall y pasillos, hasta edredones, cabeceros, butacas, etc., en las habitaciones, o incluso tejidos aptos para zonas exteriores, tal y como apuntan desde Pepe Peñalver.

Sin embargo, desde la empresa también informan que hay que tener en cuenta que las normativas de aplicación son distintas en cada zona, así como el uso que se le dé al tejido.

“En España la normativa exige que los paramentos verticales (cortinas, visillos y foscurits), las telas tienen que ser ignífugas y pasar el test Clase 1. Por su parte, las tapicerías para muebles tienen que pasar los test de Comportamiento frente al fuego e inflamamibidad de materiales y productos (UNE en 1021-1 / UNE 1021-2)”, explica la Directora del Departamento de Comunicación y Marketing de Gancedo, Beatriz Gancedo.

Textil ignífugo adecuado

Con respecto a la situación de la actual normativa en establecimientos hoteleros, desde Comersan señalan que en España y en la mayor parte de Europa, hay que diferenciar entre elementos verticales, horizontales y tapicerías.

“Conocer las diferentes normativas existentes es fundamental para ofrecer un textil adecuado, puesto que un tejido que sea ignífugo para cortina (uso vertical), puede no pasar la norma de tapicería y viceversa”, precisan al respecto.

Desde Pepe Peñalver apuntan que “los proveedores debemos contar con departamentos expertos en Contract que puedan asesorar y ayudar a cualquier persona implicada en el proceso de diseño del hotel a conseguir tejidos que cumplan con los requisitos técnicos del proyecto en combinación con la estética que el interiorista haya decidido para ese establecimiento”.

Pruebas sobre las muestras

Sobre el proceso de ignifugar un tejido el Gerente de Ignifugacions del Garraf, Ramón Mata, explica que el tratamiento “consiste en la aplicación de una solución biodegradable (nuestro producto es inoloro y no tóxico) que permite que los productos tratados sean ignífugos”.

Según afirma, con este tratamiento se evita la propagación de llamas y brasa y la expansión del fuego. En principio, cualquier tejido se puede ignifugar.

“Para asegurarnos que el producto cumpla las normativas exigidas (no es lo mismo una cortina que un tapizado o una moqueta) hacemos unas pruebas sobre unas muestras, sin ningún coste para el cliente. En el caso de que no se pueda ignifugar disponemos de más de 4.000 referencias textiles en nuestro showroom”, apostilla.

Escribe un nuevo comentario