Riviera Francesa y México inspiran los textiles de Pepe Peñalver

Pepe Peñalver presenta sus nuevas colecciones: Riviera y Mestizaje, inspiradas en la Riviera Francesa y México, respectivamente.

Las nuevas propuestas de la firma muestran dos líneas diferentes, una de apariencia extravagante y la otra de tradición artesanal

Se trata de las colecciones Riviera y Mestizaje

La Riviera Francesa es una de las estéticas visuales que propone Pepe Peñalver en sus nuevas colecciones. Concretamente, se trata de la colección Riviera, creada en exclusiva por la reconocida diseñadora británica Shauna Denninson.

La otra línea se concreta en la colección Mestizaje. Con las connotaciones del México más profundo, los tejidos se basan en texturas rústicas y gruesas que ofrecen un aspecto de lavado.

La propuesta textil inspirada en la Riviera Francesa es capaz de aportar al ambiente, a través de los textiles, ese toque extravagante del sur galo de los años 20. Así, resulta ideal para aquellos proyectos que quieran distinguirse con estampados de colores alegres y refrescantes.

Vestir atmósferas al más puro estilo Riviera Francesa

La colección Riviera propone dos estampados coloristas, tres suntuosos terciopelos y dos elegantes tejidos. Con ella se evoca el espíritu de esta época donde artistas, escritores y músicos se reunían en lujosas villas frente al mar mediterráneo.

PepePenalver-Riviera-México
Riviera se inspira en la época del jazz de los años 20

Por su parte, la colección Mestizaje cuenta con seis referencias basadas en tejidos naturales como linos, algodones o yute. También en bordados de estilo handcraft mexicano.

Está compuesta por colores llamativos combinados con otros naturales. La idea es rendir homenajea grandes muralistas como Diego Rivera y a maestros del color como Frida Kahlo.

Esta colección resulta muy acorde en aquellos proyectos de estilo étnico-cultural, que busquen potenciar la tradicional artesanal y el folklore de un país como México. El desierto es un interesante origen inspiracional a la hora de determinar la paleta cromática.

Distintos tonos de naranjas, como el calabaza o cúrcuma, verdes musgo y kale, rosas lavados o azules intensos se armonizan con otros más naturales, como los tonos tierra, taupes o beiges.

Los ambientes se visten de armonía visual, de connotaciones de calma que invitan a relajarse. Y todo ello a través de los textiles, grandes potenciadores de sensaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribe un nuevo comentario