Talat: “hay que vestir el envolvente con conceptos nuevos”

“Antes el objetivo era tener el hotel siempre lleno y amortizarlo cuanto antes, ahora estás vendiendo experiencias, y eso requiere otras cosas”

Guillem Bauzà es CEO de esta firma de ingeniería

La ingeniería es cada vez más importante para el sector hotelero, y más en un momento en que las reformas de establecimientos se suceden a ritmo vertiginoso y se busca dotar a los edificios de las mejores instalaciones posibles Guillem Bauzá es ingeniero industrial y químico, además de CEO de Talat.

Talat viene de la antigua 3e Enginyers, que se fundó en Mallorca en 2009, y tras el cambio de nombre comercial se estructuró en cuatro ramas: proyectos de ingeniería, project management, instalaciones de control BMS y la aplicación creada por la propia firma llamada ‘Smarthotel’, que cierra el círculo por lo que se refiere a la captar la información que se genera en las instalaciones que se proyectan.

P.- ¿Qué parte de la actividad de Talat, como empresa de ingeniería que es, está dedicada a la Hostelería?

R.- Nosotros dedicamos casi un 95% de nuestra actividad a la Hostelería, casi todo son hoteles, mientras que los restaurantes que solemos diseñar son los que se encuentran en los hoteles. Al ser una empresa balear, nos hemos centrado en las reformas hoteleras, porque la inversión que se está realizando ahora en ese campo es impresionante.

P.- ¿Considera que se está articulando de algún modo un sector Contract y una cultura de la rehabilitación y la reforma?

R.- Es exactamente así, se está generando la cultura de la reforma porque se tienen que ofrecer experiencias nuevas a los clientes y, para lograrlo, tienes que vestir el envolvente con conceptos nuevos. Y eso lo hace el más innovador. Al final, la reforma hotelera es como una enfermedad que se contagia, si uno lo hace, lo hace también el de al lado. Y, al final, todos los hacen. Unos van por delante de los demás, pero todos se dedican a innovar.

P.- En todo este contexto de inversiones hoteleras que hay ahora, ¿qué aporta una empresa como Talat?

R.- Ahora se están metiendo muchas empresas a nivel financiero y nosotros les aportamos que en un plazo de tiempo razonable les hacemos todos los trabajos técnicos que ellos no saben realizar. Y, además de eso, estamos aportando un valor añadido con la aplicación Smarthotel.

P.- Cuando comenzó la empresa lo que había era crisis, ¿cómo fueron los primeros tiempos y cómo fue la evolución posterior hasta ahora?

R.- Al principio fue bastante duro, nadie reformaba nada. Pero, era el momento de empezar a trabajar y de estar atentos, a ver qué es lo que pasaba. Una ventaja es que cuando empiezas en crisis te blindas más y controlas los gastos.

Guillem Bauzà abrió Talat en 2009, aunque en aquella época se llamaba 3e Enginyers.

El primer hotel que empezamos a reformar fue en 2011 y consistió en sustituir platos de ducha y poca cosa más. Ahora, para la misma cadena, hemos hecho un hotel muy innovador al que se ha dedicado una inversión de 100 millones de euros. Esto ha supuesto una reforma mucho más profunda en todos los aspectos: fachada, cerramientos, acústica, estética, interactividad…

Esto es un ejemplo del cambio de actitud que ha habido en sólo cinco años, que es general. Y, también coincide con un cambio generacional en las cadenas hoteleras, en muchas de ellas ya hay gente joven dirigiendo, y se nota bastante. Antes el objetivo era tener el hotel siempre lleno y amortizarlo cuanto antes, ahora estás vendiendo experiencias, y eso requiere otras cosas.

P.- Pero, todas estas rehabilitaciones más complejas, ¿son igualmente amortizables?

R.- Yo entiendo que todo es amortizable, si no, no lo harían.  Pero la amortización surge a partir de ofrecer lo mismo que el vecino pero un poco más. Nosotros ahora diseñamos un hotel en el que se podrán proyectar imágenes en la piscina, y eso será espectacular. Por tanto, ese establecimiento se caracterizará por esa particularidad y la gente irá para ver esa piscina.

Smarthotel, una app para saberlo todo del hotel

“Hoy en día se destinan muchos recursos para conocer a los clientes, con el Big Data, pero se está dejando un poco de lado la tecnología para conocer aspectos internos del hotel“. A partir de esta simple observación, Talat llegó a la conclusión de que se debía crear una herramienta para equilibrar la balanza.

El resultado es Smarthotel, una aplicación destinada a “conocer todos los datos que ayudarán al establecimiento a tomar decisiones en materia de eficiencia energética y de instalaciones que están funcionando todo el día”, remarca Guillem Bauzà.

Talat estuvo presente en los Encuentros Proveedores Hosteltur 2018, donde dio a conocer su app Smarthotel.

De hecho, el espíritu de esta app “va muy en línea con el desarrollo de la actual conciencia medioambiental y con el objetivo de las marcas de vender un producto verde”, agrega el CEO de esta compañía de ingeniería especializada en hoteles.

Y, por si fuera poco, “todo ello lo hemos montado encima de un sistema de incidencias muy potente, que además da un valor añadido para poder gestionar el personal, que realmente es la parte cara de los hoteles”, precisa el experto. Smarthotel aspira a ser imprescindible para los jefes de mantenimiento.

Escribe un nuevo comentario