Techos como elemento constructivo sostenible

Armstrong propone al sector el programa de reciclaje ‘Ceiling-to-Ceiling’ que cumple los criterios básicos de la economía circular

Se piden productos fabricados con materiales green

Los techos son la especialidad del fabricante Armstrong, siendo el primero en Europa en obtener el certificado Cradle to Cradle. Sucede que, cada vez más, la sostenibilidad forma parte de los diferentes elementos y sistemas que conforman un proyecto contract.

En el ámbito de la construcción, en los últimos años, ha aumentado la demanda de productos fabricados con materiales ‘green’. Y, no solo eso, sino que lo que también se promueve es que, a posteriori, dichos productos sean sostenibles una vez instalados y no una causa de contaminación directa.

Pensando especialmente en espacios públicos, tipo oficinas, hospitales, restaurantes, etc., los techos acaparan gran parte de la atención de constructor eficiente energéticamente. Así, éste puede optar por el programa ‘ceiling-to-Ceiling’ de la compañía.

Mejorar la calidad del aire interior con techos ecológicos

La apuesta se centra en una fabricación de fibra mineral que luego, cuando llega el momento de cambiar los techos, pueden reciclarse. Este proceso se hace aprovechando placas ya usadas que han sido tratadas en las fábricas, sin tasas de vertido ni costes derivados del uso de contenedores.

© Michael van Oosten

Otra de las ventajas del uso de este tipo de techos es que cuenta con un 85% de reflexión de la luz. Este alto porcentaje evita el uso de luz artificial durante muchas horas al día, ahorrando así energía y, a la vez, siendo beneficioso para la vista. Mejorando también la capacidad de concentración de los usuarios, en el caso de las oficinas.

La calidad del aire interior y la presencia de compuestos orgánicos volátiles (COV) es también foco de interés de este tipo de proyectos. Hay que tener en cuenta que la emisión de éstos, en muchas ocasiones, provienen de los materiales actuales. Apostando por productos sostenibles, estos niveles de COV se reducen considerablemente.

En definitiva, hay que valorar la importancia de las etiquetas ambientales, ya que contribuyen a crear hábitats sanos y respetuosos.

Escribe un nuevo comentario