7 CC. AA. que legislan instalación de desfibriladores en hoteles

La instalación de desfibriladores es un factor muy a tener en cuenta para aumentar la seguridad en los hoteles

Hay zonas en España que en sus decretos obligan al sector hotelero a instalar estos dispositivos, cada una de ellas con criterios diferentes

Según un informe por sectores de Cardio Guard

Cardio Guard System, empresa especializada en  Servicio Integral de Cardioprotección: instalación de desfibriladores externos automáticos, formación, mantenimiento, registros, asesoramiento legal, ofrece un informe sobre las Comunidades Autónomas que legislan la obligación de instalación de desfibriladores en hoteles para convertir estos establecimientos públicos en espacios cardioprotegidos.

Uno de los sectores más sensibles a tener un desfibrilador es la hostelería. En este sentido, hay comunidades autónomas que en sus decretos obligan a los hoteles a disponer de un desfibrilador, cada una con criterios diferentes.

CC. AA. con decretos de instalación de desfibriladores

1.- Andalucía: Decreto 22/2012, artículo 3: Establecimientos públicos con un aforo igual o superior a 5.000 personas. En este supuesto, se refiere a los hoteles que tengan un auditorio o sala de convenciones de 5.000 personas.

2.- Canarias: Decreto 157/2015, artículo 6: obliga a  Los hoteles con más de 1.000 plazas. Es importante destacar se refiere a ‘plazas’ hoteleras y no ocupación, por tanto, no deben contabilizarse el personal del hotel ni sumar espacios de salones, restaurante, etc. Solo las plazas. Si el hotel tiene una sala de congresos de más de 1.000 personas, es en esta sala que tendrá que tener un desfibrilador, independientemente de las plazas hoteleras. El mismo decreto recomienda instalar en los hoteles con entre 700 y 1.000 plazas.

3.- Cataluña: Decreto 30/2015, anexo III: Cualquier otro establecimiento de uso residencial público siempre que disponga de una altura de evacuación igual o superior a 28 m, o de una ocupación igual o superior a 2.000 personas, la suma de plazas hoteleras, trabajadores, capacidad salones, restaurante, zonas comunes.

4.- País Vasco: Decreto 9/2015, artículo 3: Los establecimientos públicos, instalaciones, espectáculos y actividades recreativas con aforo autorizado superior a 700 personas. Consultado el departamento de sanidad del País Vasco, éste confirmó que el aforo se refiere a la totalidad del edificio. Aquí de nuevo vemos que es la suma de la capacidad máxima de ocupación del edificio. Si el hotel supera las 700 personas, está obligado.

5.- Asturias: Decreto 140/2009, piscinas de uso colectivo: en el decreto obliga a todas las piscinas de uso colectivo deban tener un desfibrilador si su aforo es mayor de 1.000 personas. Un hotel en Asturias con una piscina de más de 1.000 personas, debe tener un DEA. Por otro lado, el Decreto 54/2016, artículo 3: Los establecimientos, locales e instalaciones en que se desarrollen espectáculos públicos y actividades recreativas, con aforo autorizado superior a 750 personas. Por tanto, el hotel que disponga de un restaurante o una sala de reuniones que supere el aforo de 750 personas debe tener un desfibrilador en dichos locales.

6.- Madrid: Decreto 78/2017, artículo 3: Los establecimientos hoteleros con más de 100 plazas.

7.- Valencia: Decreto 159/2017, artículo 3: Establecimientos públicos con un aforo igual o superior a 1.000 personas. Se incluyen como establecimientos públicos auditorios, salas de conferencias, salas de banquetes, restaurantes. Por tanto, el hotel que tenga uno de estos espacios con un aforo superior a 1.000 personas (el espacio, no el hotel) deberá tener un desfibrilador.

Las demás comunidades no legislan la obligación de instalar un desfibrilador.

Escribe un nuevo comentario