Las cajas de seguridad en hoteles se reinventan

Aporte de valor para los huéspedes: seguridad durante la estancia, comodidad en el uso y un plus de información útil y aprovechable

Innovadoras y funcionales, sin renunciar al diseño

Las cajas de seguridad se reinventan. Se les presupone robustez, pero el diseño, la funcionalidad y la tecnología hacen de ellas un aliado perfecto en la aportación de valor del establecimiento a sus huéspedes: la seguridad durante la estancia, la comodidad en el uso y un plus de información útil y aprovechable.

Hoy en día, sin embargo, la tecnología ha irrumpido en el sector de los fabricantes permitiéndoles diseñar sistemas que cumplan su objetivo de custodia y percepción de ausencia de peligro de forma más liviana y «no invasiva», como matizan desde Onity.

Su Director para España, Mikel Gorriti, habla de nuevos conceptos de funcionalidad vinculados al diseño y los materiales, pero siempre con productos «extremadamente robustos, puertas protegidas contra inserción de palanca, mecanismos antirrobo de laberinto y sólidos buzones de acero anti-taladro».

Además, «nuestra gama incluye un registro auditor de las últimas aperturas para una total trazabilidad y, en la mayoría de las cajas, un sistema de ‘código para cierre’ que permite a cada cliente configurar su acceso personalizado», añade.

Cajas de seguridad más eficaces

Arregui Hospitality, por su parte, resume su aportación al segmento de cajas fuertes en los conceptos de eficacia, calidad y servicio. Todo ello teniendo en cuenta la demanda de un usuario que, en opinión del Director Comercial de la firma, Agustín Garlito, prefiere «un sistema de introducción de código personal y confidencial, activado por la presión en un panel de botones».

La principal novedad en materia de seguridad de Arregui Hospitality reside en los sistemas de auditoría, que permiten tanto el registro de aperturas y cierres, como la recuperación de esta información en caso de siniestro».

Las cajas fuertes monitorizadas de este fabricante ofrecen de serie «un registro de memoria no volátil de las últimas 400 operaciones, y como función opcional un programador externo o CEU que actúa de interface con las cajas y permite su programación inicial, utilización de códigos maestros no residentes, aperturas de emergencia, etc».

Los fabricantes coinciden en otorgar la misma importancia al exterior que al interior, incorporando a este último, luz, enchufes, tomas USB… y a lo primero, colores, tamaños y formatos que puedan
integrarse funcional y estéticamente en la habitación.

Para Arregui Hospitality se demandan «diseños más orgánicos y actuales, adaptables a cada proyecto de interiorismo, como nuestros modelos Resort Blanca y Resort Azul».

La tecnología como apuesta de valor

El cumplimiento de las normativas más exigentes en materia de seguridad es uno de los aspectos que, por reputación, estrategia empresarial y competitividad, obliga al fabricante a certificarse en los estándares más exigentes.

De esta forma, la seguridad informática es un requisito ineludible, habida cuenta de la imparable incorporación de las nuevas tecnologías al sector y que las amenazas actuales van más por los canales digitales: además del software, se refuerza la seguridad software/firmware.

La ventaja para el cliente de estos proveedores es que ese mismo desarrollo tecnológico le permite acceder a fuentes adicionales de conocimiento de su huésped, de disponer de una valiosa información para mejorar su propuesta de valor.

Diseño sin renunciar a la discreción

Para Onity, los interioristas participan en la selección de cajas de seguridad «buscando soluciones con la funcionalidad que se espera, sin renunciar a la discreción, con modelos como la OS100 Top de apertura superior para integrase en un cajón y quedar disimuladamente oculta«.

Escribe un nuevo comentario