La carta digital en tablet, un servicio en constante evolución

El incremento en la demanda de la carta digital en restauración es innegable y cada vez más establecimientos se suman a la digitalización de su gestión.

Su implementación beneficia a los hosteleros y a los clientes de restaurantes por igual con sistemas para digitalizar toda la gestión

Ante la demanda de mejor información de los productos 

El incremento exponencial de los últimos años en la demanda de la carta digital en restauración es innegable, como ha destacado Jordán Salgado, director comercial de EntreCartas, «pero todavía quedan muchos restaurantes que no son conscientes de las ventajas de ofrecer toda la información de sus productos en formato digital, en tablets».

«Piensan que si les ha ido bien hasta ahora, para qué cambiar. ¡Pues quizá porque les podría ir todavía mejor!». El crecimiento continuará imparable dado que, según comenta el directivo, «cada vez más los clientes de los restaurantes demandan más y mejor información acerca de los productos que van a consumir (calorías, información nutricional, alérgenos, imágenes, etc.)».

Por ello, «aunque aún estamos en una primera fase, rápidamente esas soluciones se acabarán implantando en la mayoría de negocios», destaca el director comercial.

Últimas innovaciones en carta digital

En este sentido, Salgado reconoce que «lo que se busca con la carta digital es beneficiar a los hosteleros y a los clientes de los restaurantes por igual. Por eso nosotros ofrecemos nuevas funcionalidades, como encuestas de satisfacción para que los comensales puedan dejar sus impresiones y los hosteleros recibir el feedback inmediato».

El incremento en la demanda de la carta digital en restauración es innegable y cada vez más establecimientos se suman a la digitalización de su gestión.
«La combinación de una estrategia digital y una mentalidad digital es clave», indican desde Carta360.

Asimismo, añade, «estamos trabajando en incorporar procesos de gamificación para que los clientes más jóvenes, y no tan jóvenes, puedan hacer más llevadero el tiempo de espera del servicio». A ello se suman «aspectos como la realidad aumentada o el envío directo de las comandas por tablet, con lo que se mejora la eficiencia en los procesos, se ahorra tiempo y aumenta la rotación de las mesas».

Todo ello conduce a que en un par de años «casi todos los restaurantes cuenten con servicios digitales para mostrar la carta a sus clientes, aunque no siempre será en tablets. Algunas empresas ya ofrecen mesas interactivas, aunque todavía con unos costes muy elevados».

«Más asequible será, por ejemplo, una app móvil propia para cada restaurante en la que mostrar toda la información de los productos en cualquier idioma, teniendo en cuenta además que cerca de un 95% de los clientes que van a un restaurante lleva consigo su teléfono móvil».

En líneas generales, como ha concluido el director comercial de EntreCartas, «lo digital se impondrá al papel físico, aunque las cartas en papel no se retirarán al 100% porque siempre quedarán clientes tradicionales que se resistan al cambio».

Hacia una digitalización de la gestión

Sin embargo desde Carta360, su director de Marketing Digital, Rubén Burriel, sí considera que «las cartas en papel van y deben desaparecer», aunque ha admitido que «la democratización de cierta tecnología todavía no ha llegado y debemos esperar un poco más a que lo más novedoso sea accesible para el cliente medio».

Pero Burriel tiene dos cosas claras con respecto a la carta digital y otras implementaciones: en esta transición ha de involucrarse a «los restaurantes y a los integrantes que los conforman»; y que «muchas veces la digitalización es más un proceso de apertura mental que de aplicación de la propia tecnología».

Desde Carta360 abogan por la digitalización completa del restaurante, tanto de cara al comensal como en la gestión interna del negocio.

En Carta360 apuestan así por una gestión integral online, incorporando «sistemas de valoración para conocer la opinión de los usuarios, sistemas de reservas online o la posibilidad de utilizar técnicas de venta de cross-selling», entre otras opciones.

De este modo, la digitalización de la gestión, lo más complicado por todo lo que implica y en lo que están trabajando actualmente, incluye, según ha detallado el directivo, «sistemas de recetarios interactivos con vídeo para el equipo, gestión de los horarios, visibilidad de estadísticas de platos más solicitados, gráficos de encuestas de satisfacción, etc.».

Fuertes barreras de entrada

No obstante, se encuentran con fuertes barreras de entrada, dado que los empresarios «saben que tienen que hacer algo digital, pero no saben exactamente qué ni cómo hacerlo». A ello se suma que es «un sector tradicionalmente afianzado al papel, por lo que presentará una curva de aprendizaje relativamente fuerte de entrada».

A pesar de ello, como ha afirmado el director de Marketing Digital de Carta360, «el camino a seguir pasa por la utilización del big data con publicidad programática, capaz de mostrar anuncios geolocalizados en medios previamente escogidos y microsegmentados a un target muy concreto; y el uso de las tecnologías para conseguir un método de pago 100% digital como Apple Pay o Google Pay.

Contar con una app móvil propia para cada restaurante en la que mostrar toda la información de los productos en cualquier idioma, será más asequible.

«De esta manera, el cliente accede a la cuenta a través de un código QR y con el móvil realiza el correspondiente pago, enviándole acto seguido el ticket a su correo». Pero todo ello, concluye Burriel, es «un reto porque la democratización de la tecnología está aún lejos y actualmente sólo está disponible para las grandes cadenas».

Desde Carta360 abogan por la digitalización completa del restaurante, según ha explicado su director de Marketing Digital, Rubén Burriel, tanto de cara al comensal como en la gestión interna.

Donde se incluye «una estrategia 360º para atraer y fidelizar clientes utilizando web, blog corporativo, redes sociales y novedosas iniciativas publicitarias como el uso de la programática con big data. Todo ello con las correspondientes herramientas de medición para conocer su efectividad».

Escribe un nuevo comentario