Detección precoz de incendios, un plus para el cliente del hotel

Una buena dinámica de prevención y la aplicación de sistemas de detección precoz de incendios, son un plus para los huéspedes de un hotel.

Los fabricantes han diversificado sus productos para dar cobertura a todo tipo de superficies y aplican las tecnología más sofisticadas

La I+D+i aplicada a los nuevos detectores de humo 

Una buena dinámica de prevención y la aplicación de sistemas de detección precoz de incendios, son un plus para los huéspedes de un hotel, los pacientes de un hospital o los clientes de un establecimiento, y así lo están entendiendo cada vez más los empresarios y sus responsables financieros.

No sólo aumenta la inversión en los dispositivos de nueva generación para la llamada fase de detección precoz, sino que los fabricantes impulsan la I+D+i para evolucionar los tres tipos básicos de detectores en edificios: convencionales, convencionales direccionables y, con el mayor potencial de innovación, los inteligentes.

Estos últimos no sólo pueden cuantificar la presencia de humo, sino también el nivel de temperatura, fuego o una combinación de todos estos elementos, reaccionando en función de un protocolo que se ha programado con anterioridad.

Distintos sistemas de detección precoz 

Lo cierto es que el mercado recibe cada vez más a menudo ya auténticos ingenios tecnológicos, como el VESDA-E VEA que el fabricante Honeywell ha lanzado como “la detección de humo del futuro”. El dispositivo ofrece un muestreo activo del aire y detección de humo por láser “allí donde tradicionalmente había detectores puntuales o áreas pasivas”.

Por su parte, en el catálogo del Grupo Aguilera, el experto nacional en detección, control y extinción de incendios, encontramos ya productos como el detector termovelocimétrico algorítmico que se comunica bidireccionalmente con la central (basada también en un sistema algorítmico).

Otro de los grandes, el suizo Securiton, desarrolla productos que combinan principios simples con tecnología sofisticada. Es el caso de sus detectores de humo para grandes instalaciones, que envían un rayo de luz infrarroja a un reflector y simultáneamente recibe el rayo de luz reflejado. Si el haz de luz se atenúa por el humo, se activa la alarma.

Sistemas de prevención en origen

Dicho de otra forma, evitar y minimizar los efectos del fuego son objetivos que deben contemplarse de forma transversal.

Desde la planificación de los sistemas en origen, hasta la adaptación de antiguas instalaciones a los nuevos dispositivos, entidades como Tecnifuego-Aes pi (la patronal del sector contra incendios) insiste en concienciar sobre la necesidad de “extremar la seguridad como un aporte de bienestar, calidad y excelencia“.

Su Vicepresidente, y actual responsable de la feria española más importante para el sector, SICUR, Antoni Tortosa, incide en la cultura de la protección. Tortosa parte de la premisa de que “la legislación marca solo los mínimos a cumplir”, por lo que toca trabajar en la concienciación.

También en términos económicos para considerar la seguridad “como una inversión, como un bien común” y valorando la importancia de “elegir los productos y empresas mejores, más eficaces y fiables desde el proyecto a la instalación y el mantenimiento”.

Escribe un nuevo comentario