Dometic: «Hay que ofrecer seguridad al huésped y al hostelero»

Dometic es el último fabricante de cajas de seguridad para habitaciones hoteleras de Europa, según explica Raúl Madrid, Hospitality Sales Manager.

La compañía fabrica minibares y cajas de seguridad, equipamientos en los que apuesta por la calidad y la durabilidad

Raúl Madrid es Hospitality Sales Manager

La compañía Dometic es fabricante de minibares y cajas de seguridad para habitaciones de hotel. Su planta de Gerona es la última de Europa donde aún se fabrican estos equipamientos, ya que el resto de competidores las compran en Asia y luego estampan sus marcas.

Este plus de trabajo bien hecho y con alta calidad es lo que garantiza que sean recursos muy duraderos en los establecimientos hosteleros y grandes colectividades donde se instalan, tal como detalla en esta entrevista Raúl Madrid, jefe de Ventas de la división Hospitality de Dometic.

P.- Tanto desde el punto de vista empresarial como desde el del huésped, ¿qué le aporta hoy en día a un establecimiento hotelero contar con un buen minibar? ¿Y a un geriátrico contar con un minifrigo?

R.-  Desde el punto de vista del empresario, el minibar le aporta la garantía de total confort para la personas que se alojan en la habitación. Y, desde el punto de vista del huésped, le aporta que el producto va a estar frío y a la temperatura correcta de consumo.

En el caso de los geriátricos, tenemos una gama homologada para conservar fruta y verdura fresca. Y, para medicamentos, tenemos una línea llamada health care que cumple la normativa DIN 58345 de conservación y trazabilidad de la temperatura a la que ha estado expuesta el medicamento.

P.- ¿Qué tipo de tecnología está empleando actualmente la compañía para sus máquinas de frío?, ¿qué las diferencia de otras?

R.- Existen tres tipos de tecnología: compresor, termoeléctrico y absorción. El compresor nosotros no lo aconsejamos para su uso en hoteles, porque produce ruido. Y, aunque se puede desconectar mediante temporizadores, al final, afecta al confort del huésped.

Raúl Madrid trabaja en la división Hospitality de Dometic.

En el caso de Dometic, los termoeléctricos son confortables porque no incorporan ninguna pieza móvil y, por lo tanto, no emiten ningún ruido. El único inconveniente es que necesitan una buena ventilación en el mueble donde se colocan.

Además, y en climas extremos con altas temperaturas y humedad, la habitación debe estar climatizada. La gran ventaja de este segundo sistema es su bajo consumo eléctrico. Y, en cuanto al sistema de absorción, Dometic fue pionero en su implantación en los minibares de hotel.

Es un sistema que aporta un 100% de confort al ser insonoro; y destaca por su consumo eléctrico sostenido, ya que es el que menos consume de cuantos se encuentran actualmente en el mercado. Y, sobre todo, garantía de durabilidad. Nuestros minibares tiene una media de vida útil de entre 12 y 18 años.

P.- Una caja de seguridad de las que se usan en las habitaciones de Hostelería, ¿debe contar con una gran seguridad? ¿Cuál es el concepto de Dometic respecto a esa cuestión?

R.- El usuario lo que pretende es depositar un objeto de valor y que esté seguro dentro de la caja. Actualmente, muchas de las cajas ofrecen opciones, como un enchufe interior donde se puede cargar el móvil o un tablet, o bien, una luz interior.

También se le ofrece al diseñador interiorista del hotel una serie de acabados que le permiten integrarla dentro de una estética de la habitación, sin que desentone.

Pero, por encima de todo, se le debe ofrecer seguridad al huésped y al empresario hostelero simultáneamente. Por una parte, el empresario tiene que saber que adquiere un producto con garantía. Cuando un cliente olvida la contraseña, el hotel abre con una llave o un código maestro.

En cambio, nosotros tenemos un código maestro que devuelve una clave encriptada a una app que permite volver a abrir la caja. Y, queda registrado quién la abrió y a qué hora. El sistema se llama web (Remote Emergency Opening System (REOS) y no es impersonal.

Cavas de vino en la suites

Dentro de la importancia que adquiere el vino y en la gastronomía que se ofrece en Europa, «muchos hoteles toman la iniciativa de instalar cavas de vino dentro de las suites principales del hotel», asegura Raúl Madrid.

De esa manera, se pone a disposición del huésped un producto que puede querer disfrutar en cualquier momento, siguiendo un consumo más impulsivo, sin tener que dedicar personal a esa acción.

Ya hay establecimientos que lo ofrecen, y, aunque aún es pronto para dar una valoración final, «los tres o cuatro hoteles que ya cuentan con este producto están contentos y las cadenas a las que pertenecen ya han anunciado que quieren seguir apostando por ello», afirma el jefe de Ventas Hospitality de Dometic.

Escribe un nuevo comentario