Los hoteles se conciencian con zonas cardioaseguradas

En un hotel contar con zonas cardioaseguradas dará un alto valor añadido a los servicios que ofrece el establecimiento y mayor seguridad al huésped.

Contar con desfibriladores dará un alto valor añadido a los servicios que ofrece el establecimiento y sin duda, mayor seguridad al huésped

El sector se sensibiliza con la cultura cardiaca

En un hotel, la salud de los huéspedes también es un aspecto muy importante a considerar por parte de los empresarios hoteleros. Contar con dispositivos que ofrezcan zonas cardioaseguradas es un componente que, dará un alto valor añadido a los servicios que ofrece el establecimiento, y sin duda, mayor seguridad al huésped.

En España, mueren al año en torno a 400.000 personas afectadas por fallo cardiaco, lo que le convierte en la primera causa de muerte de la población.

Implementar proyectos que instauren zonas cardioaseguradas, parte desde el convencimiento de que una actuación inmediata ante una parada cardiorrespiratoria, suma sinergias a la posterior asistencia por parte de los equipos de emergencias sanitarias.

En un hotel contar con zonas cardioaseguradas dará un alto valor añadido a los servicios que ofrece el establecimiento y mayor seguridad al huésped.
La instalación de desfibriladores en hoteles aumenta la seguridad del huésped.

Esta concienciación por parte del sector hotelero conduce a tomar medidas de prevención ante cualquier situación que se pueda ocasionar dentro de las instalaciones del hotel.

De este modo, la puesta en marcha de dispositivos como desfibriladores humaniza la forma de actuar del establecimiento, para proceder a la mejor práctica y rapidez en base a la responsabilidad con respecto a sus clientes.

Un ejemplo de estas buenas prácticas de concienciación ante el compromiso por la seguridad de sus huéspedes es el hotel Barceló Montecastillo, que ha obtenido el distintivo de Espacio Cardioasegurado por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias de Andalucía.

Zonas cardioaseguradas en el hotel con personal capacitado

En este sentido, el hotel ha puesto en valor la sensibilización con la cultura cardiaca instalando dos desfibriladores semiautomáticos Zoll.

Éstos están ubicados de forma que se posibilita que, al menos el 75% de los usuarios pueda aplicar la desfibrilización en un tiempo no superior a tres minutos, y capacitando a sus empleados para su correcto manejo y maniobras anti-atragantamiento.

En un hotel contar con zonas cardioaseguradas dará un alto valor añadido a los servicios que ofrece el establecimiento y mayor seguridad al huésped.
El hotel Barceló Montecastillo ha obtenido el distintivo de Espacio Cardioasegurado.

“La salud de nuestros clientes y empleados es un pilar básico en nuestra filosofía de empresa. Por eso, y debido a que ante una parada cardiorrespiratoria es fundamental la rapidez con que se inicie la maniobra de reanimación cardiopulmonar básica mientras llegan los servicios de emergencia, nos responsabilizamos de que siempre esté disponible una persona con formación homologada para atender a la víctima de una incidencia cardiaca”, afirma el director del hotel, César Gómez Paullada.

“Debemos estar concienciados de la urgencia de medidas específicas para proteger a nuestros huéspedes, ya que los primeros minutos tras una parada cardiaca son cruciales. Ellos determinarán la supervivencia y las posibles secuelas, por eso consideramos muy necesario estar prevenidos ante cualquier complicación que pudiéramos llegar a vivir en el hotel”, expone el director de Barceló Montecastillo.

Escribe un nuevo comentario