La importancia del mantel para ofrecer una buena mesa

En un espacio de restauración la importancia de la disposición de un mantel no solo engloba una función decorativa, también fortalece seguridad higiénica.

Las mantelerías son elementos que marcan la identidad del establecimiento gracias al diseño, tejidos y formas decorativas

También refuerzan la higiene para los comensales

En un espacio de restauración, bien en el sector hotelero o en establecimientos de Hostelería, la importancia de la disposición de textiles no solo engloba una función decorativa, también fortalece la seguridad higiénica de la mesa y además, vestir una mesa con mantel refuerza la protección de los comensales que comen en ella.

En este sentido, Resuinsa comenta que la mesa de un restaurante debe aportar siempre sus más óptimas prestaciones al comensal y eso pasa por atenderle siempre con una mantelería. “La importancia de contar con los textiles no solo se debe a una cuestión estética, ya que también refuerza la higiene de la mesa”, ha explicado el director general de Resuinsa, Félix Martí.

En un espacio de restauración la importancia de la disposición de textiles no solo engloba una función decorativa, también fortalece la seguridad higiénica.
La mantelería contribuye a formalizar la distinción de un restaurante.

De este modo, las mantelerías son elementos que marcan la identidad del establecimiento gracias a su diseño, los tejidos y las formas decorativas con las que se confeccionan.

“La personalización de los textiles se ha convertido en uno de los aspectos más demandados en el sector hospitality. De hecho, en Resuinsa contamos con el servicio Atelier by Carmela Martí a través del cual los clientes pueden personalizar sus artículos siguiendo las tendencias que se sigue en el ámbito internacional y adaptándolos a la decoración y a la singularidad del establecimiento”, ha destacado Martí.

La mantelería contribuye a formalizar la distinción de un restaurante y colaboran a realzar el resto de elementos, como la decoración del espacio, la cubertería o la vajilla. Así, el director general de Resuinsa ha explicado que estos textiles “incrementan la sensación de calidad, excelencia y buen hacer”.

Comer sin mantel multiplica por 37 la presencia de bacterias

Es importante señalar que, las mantelerías aportan un extra de higiene. De hecho, el año pasado AITEX – Instituto Tecnológico Textil, realizó un estudio que reflejó que comer sin mantel de tela multiplica por 37 la presencia de bacterias en la mesa.

Por otro lado, los fabricados con PVC llegan a acumular hasta cuatro veces más de microorganismos que los de tela. Así, este informe ratifica lo primordial que es el uso de los textiles en las mesas en este sentido.

En un espacio de restauración la importancia de la disposición de textiles no solo engloba una función decorativa, también fortalece la seguridad higiénica.
La personalización de los textiles se ha convertido en uno de los aspectos más demandados en el sector hospitality. Imagen de la colección Printemps de Resuinsa.

“Resuinsa encabeza la defensa de la buena mesa, aquella que utiliza una mantelería, pues combina dos características fundamentales: la higiene y el diseño“, indica Félix Martí.

Además, hace hincapié en que “la mesa sin mantel ha sido una moda errática en España, la cual afortunadamente, ya se ha dejado atrás. Es algo que no se ha visto en otros países como Francia e Italia, donde poseen una gran tradición gastronómica”.

Escribe un nuevo comentario