Puesta a punto de piscinas de hoteles durante el invierno

En los meses de invierno es importante que las piscinas de los hoteles se sometan a un proceso de invernaje para ahorrarse arduros trabajos después.

Los expertos aconsejan mantener la piscina llena ya que no es necesario ni tampoco sostenible vaciarla en los meses de más frío

El mantenimiento ahorrará arduos trabajos después 

En los meses de invierno, cuanto muchos establecimientos turísticos cierran sus puertas, es importante que las piscinas de hoteles se sometan a un proceso de invernaje.

Dicen los expertos que lo más importante es el mantenimiento, pues llevar a cabo tareas adecuadas de cuidado durante los meses de de invierno ahorrará arduos trabajos después. La directriz unánime que dan desde Fluidra y Ercros es no vaciar la piscina.

Y es que, según explica Albert Lluís, director de Marketing de Fluidra, “el agua ejerce una presión contra los muros de la piscina que, al desaparecer, puede provocar movimientos o grietas que dañan la piscina. Además, volverla a llenar representa un gasto, y a veces, si hay escasez de agua, no se puede”.

De la misma manera, tampoco es recomendable dejar la piscina llena y tapada, sin aplicarle ningún tipo de mantenimiento porque ello supondrá un retraso a la hora de poder utilizarla: “Se tendrán que aplicar tratamientos de choque y la piscina tendrá que funcionar muchas horas antes de poderse utilizar”, afirma Lluís.

Puesta a punto paso a paso de piscinas de hoteles

Cuando se acerca la temporada turística, tras retirar y limpiar la cubierta lo primero que hay que hacer es comprobar que las paredes y accesorios de la piscina están en buen estado.

Si está llena, desde Fluidra recomiendan emplear un robot limpiafondos (se necesita un mínimo de 40 cms de agua) para dejarla en óptimas condiciones mientras que si está vacía lo ideal es emplear un producto desincrustante con “esponjas o cepillos suaves, nunca con elementos agresivos”.

La responsable de productos de tratamiento de agua de piscina de Ercros, Natàlia Torrents, señala  que “si es necesario se puede limpiar la superficie del vaso con una solución que contenga 10 centímetros cúbidos de producto algicida por cada litro de agua”.

Una vez hecho esto toca revisar los filtros y limpiarlos con producto químico salvo que hayan estado en funcionamiento durante el invierno media hora cada día, además hay que renovar la arena si tiene más de cuatro años.

Para la puesta a punto de los cestos de los skimmers, el canal rebosadero y la rejilla lo  ideal es emplear agua a presión, explica el responsable de Marketing de Fluidra.

Seguidamente, se procede al llenado del vaso hasta los skimmers, una operación durante la que “hay que mantener abierta la válvula del sumidero del fondo de la piscina”, como recuerda Natàlia Torrents.

Escribe un nuevo comentario