Seguridad y protección se unen a la Inteligencia Artificial

Al término smart no dejan de salirle usos y aplicaciones con grandes posibilidades para el ahorro energético con soluciones de Inteligencia Artificial.

5G llevará la comunicación a nuevos límites de capacidad con canales de entrada y salida de información, como los propios de emergencias

IoT abrirá grandes posibilidades para entornos seguros

Desde que la noción ‘smart’ irrumpió de la mano de los avances tecnológicos, al término anglosajón para referirnos al concepto de ‘inteligente’ no dejan de salirle usos y aplicaciones. Uno de los más impactantes, aún con mucho recorrido por delante, son sus posibilidades para el ahorro energético con soluciones de Inteligencia Artificial.

Sus ventajas se reconocen principalmente por la carga de eficacia, comodidad y rentabilidad que aportan cada vez a más particulares, empresas y sectores en plena transformación digital o directamente surgidos de la innovación y la tecnología. El concepto ‘smart’ avanza imparable y se cuela en todas las actividades, aportando beneficios como la eficiencia energética y el ahorro.

Es lo que ocurre en el ámbito de la seguridad y la protección, tanto de bienes como de personas, y de los datos frente a la ciberdelincuencia. Proteger con las nuevas tecnologías de Inteligencia Artificial, reaccionar con éxito ante los riesgos o recomponer las circunstancias de un siniestro para averiguar sus causas, cuando no recuperar información, es posible gracias a dispositivos dotados de Inteligencia Artificial.

Al término smart no dejan de salirle usos y aplicaciones con grandes posibilidades para el ahorro energético con soluciones de Inteligencia Artificial.
El próximo 2020 parece ser el año clave para la gran irrupción de la quinta generación de redes móviles.

Éstos serán los artífices para poder interconectar y multiplicar exponencialmente sus capacidades, mientras se reduce la utilización de recursos. Este paradigma de como obtener ‘más por menos’ caracterizará la futura alianza de dos tecnologías: las del 5G e Internet of Things (IoT).

Un 90% menos de consumo de energía en red

El próximo 2020 parece ser el año clave para la gran irrupción de la quinta generación de redes móviles. Llegará con más velocidad, menos consumo de baterías, mayor penetración y la promesa de reducir hasta un 90% el gasto de energía de la red, mientras multiplica por cien el número de dispositivos conectados.

Al término smart no dejan de salirle usos y aplicaciones con grandes posibilidades para el ahorro energético con soluciones de Inteligencia Artificial.
La Inteligencia Artificial avanza en seguridad y protección, tanto de bienes como de personas, y de los datos frente a la ciberdelincuencia.

Las comunicaciones máquina a máquina (M2M), tan importantes para todo lo relacionado con la seguridad activa o pasiva, van a ser posibles a gran escala gracias a una mejor banda ancha por la que circularán prácticamente sin retraso (la llamada ‘latencia’) ingentes cantidades de contenidos multimedia.

En cuanto a Internet of Things, el mercado ya dispone de los primeros avances de dispositivos y sensores que, cuando puedan conectarse mediante 5G, abrirán un frente de infinitas posibilidades aplicables a la seguridad de nuestros entornos.

Todo ello se traduce en actuaciones en tiempo real, por ejemplo, para activar los medios, recursos y protocolos de seguridad que eviten un daño o minimicen sus consecuencias.

Inteligencia artificial: comunicación digital segura

Y muchas veces con medios estrictamente automatizados que reducen los consumos de otras actuaciones convencionales. El ámbito de la seguridad tendrá un papel protagonista en esta nueva era de comunicaciones digitales más seguras.

También, serán más eficientes, sin cableados o con menos infraestructuras, centros de control preparados para actuar de forma remota y mejor coordinada, y soluciones desarrolladas para combinar la máxima efectividad con el mayor ahorro de recursos posible.

Los departamentos de I+D+i del ámbito de la seguridad están volcados en la siguiente generación de productos eficaces y respetuosos con el medio ambiente.

Al término smart no dejan de salirle usos y aplicaciones con grandes posibilidades para el ahorro energético con soluciones de Inteligencia Artificial.
Con medios estrictamente automatizados se pueden reducir los consumos de otras actuaciones convencionales.

Por su parte, otras empresas desarrollan mecanismos, recubrimientos, pinturas o señalización para emergencias y prevención gracias a otra sección de Inteligencia Artificial: la nanotecnología, el diseño y la manipulación de la materia a nivel de átomos y moléculas.

Este campo multidisciplinar está permitiendo la creación de componentes preparados para detectar e incluso ‘actua’ ante amenazas como el fuego. Es el caso del papel de pared que investigadores de Shanghái han conseguido fabricar no sólo para resistir las altas temperaturas de un incendio, sino para que funcione como un sistema de alarma ante el mismo.

Y en todos estos laboratorios dicen mantener, e incluso incrementar, su compromiso para la preservación medioambiental y los recursos naturales.

Las posibilidades del 5G

Está claro que no hay mayor ahorro que el de aquello que no se consume. Así que evitar o reducir las secuelas de una emergencia también puede contabilizarse en términos de eficiencia.

Al término smart no dejan de salirle usos y aplicaciones con grandes posibilidades para el ahorro energético con soluciones de Inteligencia Artificial.
Las posibilidades del 5G para las llamadas ‘comunicaciones críticas’ se hacen necesarias para cuerpos y fuerzas de seguridad, emergencias.

Las enormes posibilidades del 5G para las llamadas ‘comunicaciones críticas’ son necesarias para cuerpos y fuerzas de seguridad, emergencias y también el sector privado.

De este modo, este tipo de comunicaciones podrían ser en unos años el aliado perfecto para la inmediatez en la prevención y en la reacción. La conexión del mundo físico con Internet, de sensores con datos, imágenes, mecanismos y dispositivos con expertos en seguridad, permite a los más optimistas augurar un futuro con menos accidentes, siniestros y desastres.

Escribe un nuevo comentario