Talasoterapia, un método cada vez más empleado en hoteles

La talasoterapia es un método basado en el empleo de diferentes medios marinos, bien juntos o por separado, como pueden ser el agua del mar, diversos tipos de algas y barros.

En el sector hotelero la búsqueda experiencias saludables se está convirtiendo en un punto referencial a la hora de las reservas

Una terapia basada en el uso de medios marinos

La talasoterapia es un método basado en el empleo de diferentes medios marinos, bien juntos o por separado, como pueden ser el agua del mar, diversos tipos de algas y barros. Así como, otras sustancias paralelas extraídas del mar y del clima marino, empleadas en este sentido como agentes terapéuticos.

En el sector hotelero, el cliente que busca nuevas experiencias que le proporcionen beneficios saludables, se está convirtiendo en un punto referencial a la hora de realizar las reservas.

La talasoterapia es un método basado en el empleo de diferentes medios marinos, bien juntos o por separado, como pueden ser el agua del mar, diversos tipos de algas y barros.
Existen diferentes técnicas de talasoterapia naturales y artificiales como los chorros de agua.

En la actualidad, se habla mucho del ‘turismo saludable’, este tipo de target de viajero dirige la búsqueda de sus reservas en hoteles que, entre su carta de servicios, incorporen una oferta sustanciosa en spa y wellness.

Es importante señalar que, el agua empleada para la talasoterapia debe ser recogida de lugares donde esté limpia y así garantizar la ausencia de agentes contaminantes, aunque también deber ser correctamente tratada antes de su aplicación en los distintos tratamientos.

Como por ejemplo, decantarla hasta que quede transparente y libre de residuos, ya que el agua del mar por sí misma elimina los patógenos por ósmosis.

Entre todas las tendencias que actualmente se están adoptando en los hoteles la talasoterapia es una de ellas, y esta vertiente se da, sobre todo, en establecimientos costeros. 

Los hoteles españoles apuestan por esta terapia

En este sentido, diferentes hoteles de España se han hecho eco de esta terapia que data desde la antigua medicina griega, para implementarla en su carta de servicios. Por ejemplo, el spa del hotel Barceló Fuerteventura, su proximidad al mar le permite extraer agua salada a través de una cata y utilizarla en todos los tratamientos de talasoterapia que ofrecen a sus clientes.

Según Dulce García Velázquez, responsable del spa del Barceló Fuerteventura, “el agua de mar es muy beneficiosa para la salud ya que aporta minerales, oligoelementos y vitaminas al organismo, y tiene propiedades cicatrizantes, lo que la convierte en una gran aliada para la piel. Además facilita el buen funcionamiento del sistema circulatorio, mejora el tono muscular y las  articulaciones, aporta energía e induce a la relajación, ayudándonos a calmarnos y a reducir el estrés”.

La talasoterapia es un método basado en el empleo de diferentes medios marinos, bien juntos o por separado, como pueden ser el agua del mar, diversos tipos de algas y barros.
El spa del hotel Barceló Fuerteventura gracias a su proximidad al mar extrae agua salada a través de una cata y la utiliza en todos los tratamientos de talasoterapia.

Otro ejemplo es el Gloria Palace San Agustín Thalasso & Hotel en Gran Canaria, con un edificio emblemático que cuenta con más de 6.000 metros cuadrados de superficie dedicados a la salud y bienestar de sus huéspedes.

Mallorca también cuenta con diferentes hoteles con este tipo de tratamientos, como por ejemplo el Hotel & Spa S’Entrador Playa, que cuenta con grandes adeptos gracias a su amplio complejo de spa y cuidado corporal con baños de talasoterapia.

Técnicas en talasoterapia

  • Naturales: son técnicas que se realizan al aire libre aprovechando las condiciones y los elementos del medio marino. Entre las principales se encuentran baños en agua de mar, enterramientos en arena de playa y aeroterapia marina (paseos al borde del mar).
  • Artificiales: las propias que se realizan en el interior de instalaciones preparadas para tal cometido. Como por ejemplo, balneación (inmersión en agua de mar), circuitos de piscinas, piscinas dinámicas equipadas con aparatos, duchas, chorros, envolturas en algas y lodos marinos, aerosolterapia (baños de vapor marino), entre otras.
  • Complementarias: uso de otras técnicas que se complementan con la talasoterapia como los drenajes, presoterapia, electroterapia o la masoterapia.

Imágenes: Barceló Fuerteventura

Escribe un nuevo comentario