Tras el GDPR viene en camino una nueva normativa 

Según un informe de KPGM, empresa de servicios de auditoría, fiscales, legales y de asesoramiento, después del Reglamento Europeo de Protección de Datos (GDPR) viene en camino una nueva normativa para asegurar la privacidad de las comunicaciones electrónicas, ePrivacy.

El documento aún se encuentra bajo revisión parlamentaria será de aplicación directa a todos los estados miembros de la Unión Europea

ePrivacy, la privacidad en las comunicaciones digitales

Según un informe de KPGM, empresa de servicios de auditoría, fiscales, legales y de asesoramiento, después del Reglamento Europeo de Protección de Datos (GDPR) viene en camino una nueva normativa para asegurar la privacidad de las comunicaciones electrónicas, ePrivacy.

La propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre el respeto de la vida privada y la protección de los datos personales en el sector de las comunicaciones electrónicas y que deroga la Directiva 2002/58/CE o más comúnmente conocida como ePrivacy, pretende tal y como su propio nombre indica, la derogación de la directiva 2002/58/CE.

El documento será de aplicación directa a todos los estados miembros de la Unión Europea. Actualmente se encuentra bajo revisión parlamentaria, tras haber recibido comentarios por algunas entidades como el Supervisor Europeo de Protección de Datos en su declaración sobre la revisión del documento, así como por el WP TELE en su documento 7820/18 de 13 de Abril.

ePrivacy se orienta a la confidencialidad y privacidad

Las novedades de ePrivacy van orientadas a asegurar la confidencialidad y privacidad de las comunicaciones electrónicas y, en particular, amplía su ámbito de aplicación a los servicios ‘over the top’, así como al conjunto de los servicios de comunicaciones electrónicas que tengan como destinatarios usuarios que se encuentren dentro de la Unión Europea.

KPGM analiza en su informe las novedades que se introducen como la necesidad de facilitar el consentimiento expreso libre, específico, informado e inequívoco por parte de los usuarios finales para la recepción de comunicaciones de marketing directo.

Así como, tratamientos de metadatos, incluir los teléfonos de los usuarios finales en las guías de teléfonos disponibles al público, así como para la instalación de cookies en los equipos terminales.

Asimismo, en equivalencia con el GDPR, el consentimiento puede ser retirado por el usuario en cualquier momento después de haberlo otorgado. Y, lo que es más, hay que informar de este derecho al usuario con carácter semestral.

Por otro lado, se destaca la prerrogativa de instalar programas por parte de los usuarios finales con opciones de impedir a terceros el almacenamiento de información en equipos terminales, así como el tratamiento de la información ya almacenada en dichos equipos.

Además, esta obligación también se aplica a los programas y/o webs que recuperan y presentan información en Internet.

En definitiva, el objetivo del ePrivacy, es garantizar la confidencialidad y protección de la intimidad de las comunicaciones electrónicas, así como establecer condiciones de competencia equitativas para todos los agentes del mercado.

Cabe destacar que, según KPGM la normativa podría impactar significativamente en el sector de medios de comunicación, creadores de contenidos y apps gratuitas, que están muy apalancados en los ingresos publicitarios.

Escribe un nuevo comentario