Vajillas de porcelana se alían en sostenibilidad con Hostelería

Las vajillas de porcelana se están fabricando con procesos 100% ecológicos, tanto en tratamiento del agua como en no producir desechos como hace Porvasal.

Porvasal trabaja con prácticas sostenibles, que no transfieren materiales al alimento por su nula porosidad ni generan residuos

Se someten a procesos ecológicos al 100%

Las vajillas de porcelana se fabrican, por parte de algunas empresas, con procesos ecológicos al 100%, tanto en tratamiento del agua como al no desecharse nada en el proceso productivo. Un ejemplo de estas prácticas sostenibles son las realizadas por la compañía Porvasal, que no transfieren materiales al alimento por su nula porosidad ni generan residuos.

En este sentido, Porvasal ha tenido en cuenta que el maridaje de elegancia y distinción, tanto en cocina como en sala, no están reñidos en trabajar, cada vez más, en prácticas sostenibles que se comprometan con el medio ambiente y además, con la salud de los usuarios.

Por esta razón, la porcelana de la compañía es un material cerámico ecológico que le aporta un nivel de porosidad absoluto que asegura que no haya transferencias de componentes a la comida que se emplata, se conserva o se cocina con porcelana.

Protocolos medioambientales en vajillas de porcelana

Para ello, Porvasal aplica una tecnología que es respetuosa con el entorno, tanto por el uso y reciclaje de agua y de residuos, así como conseguir un aprovechamiento máximo de las piezas defectuosas que se trituran y se devuelven al proceso productivo.

Un ejemplo de estas prácticas sostenibles son las realizadas por la compañía Porvasal, que no transfieren materiales al alimento por su nula porosidad ni generan residuos.
La cerámica de Porvasal asegura que no haya transferencias de componentes a la comida que se emplata.

Cabe destacar que, este fabricante de porcelana ha establecido unos protocolos medioambientales que son, los encargados de aumentar las exigencias ecológicas en el proceso de fabricación que abarca desde la elaboración del bizcochado con caolín, cuarzo y feldespato hasta el vitrificado de las piezas.

Según informan desde la compañía, “este proceso no es nada agresivo”, ya que incluso el agua sobrante de la producción se depura antes de lanzarla al alcantarillado, y sus vajillas de porcelana son inocuas “sin la más mínima migración de materiales al alimento”.

Estas prácticas sostenibles de Porvasal constituyen un argumento ecológico de defensa del medio ambiente ante la alarma disparada por el abuso del uso del plástico por la contaminación que está suponiendo este material sobre el planeta.

Escribe un nuevo comentario