Diario 927 24.02.2020 | 05:51
Proveedores Hosteltur: Informativo Canal Horeca.

Limpieza en hospitales, la eficiencia es seguridad

10 enero, 2017 (14:11:04)

En este sector lo más importante es lograr una higiene que garantice la protección de pacientes y trabajadores contra infecciones

Cada zona debe recibir un tratamiento diferenciado

La limpieza es esencial en un hospital. Desde las áreas de recepción, pasando por pasillos, baños, cocinas, lavandería, las habitaciones de los pacientes, hasta llegar a las zonas de alto riesgo, y especialmente las manos, deben estar libres de microorganismos que proceden básicamente de dos fuentes.

El hombre, principal reservorio (pacientes, personal sanitario y visitantes) y el medio ambiente que le rodea. Los expertos señalan que las bandejas para comer en la habitación, las barras de las camas, los interruptores y los baños “son superficies de alto contacto que funcionan como vectores comunes para el intercambio de bacterias y gérmenes entre pacientes y profesionales sanitarios”.

Alta eficiencia, higiene perfecta

La empresa Kärcher precisa que para el correcto funcionamiento diario de un hospital “es indispensable una higiene moderna y eficiente. Es necesario optimizar las tareas fundamentales y, de vital importancia, mantener la asepsia, en particular, para la prevención de infecciones nosocomiales y la transmisión de gérmenes”.

Armando Guerra López, gestor nacional de Operaciones de EULEN Limpieza, considera que “la limpieza sanitaria debe estar encaminada, fundamentalmente, a garantizar que las instalaciones sean higiénicamente seguras”, coincidiendo en que hay que vigilar que la propia actividad no genere infecciones nosocomiales a los pacientes. “La prioridad fundamental es garantizar la seguridad sanitaria a los pacientes y todo el personal, ya sea interno o externo, incluyendo a familiares y visitas”.

Limpieza y seguros

Los centros sanitarios en sus distintas variantes exigen que se garantice su plan de higiene, así como los protocolos de Medicina Preventiva, explica el portavoz de EULEN Limpieza. “Por lo general, para planificar las labores de limpieza, se distinguen tres zonas principales: zona no crítica o de bajo riesgo como son las oficinas, aseos, vestuarios de personal, despachos, pasillos, salas de espera, cocinas, etc.

Zona semi crítica o de riesgo medio que se refiere a las zonas de hospitalización de pacientes, laboratorios, lencería, cuidados intensivos, urgencias, etc. Y la zona crítica o de alto riesgo que son los quirófanos, salas de partos, esterilización, diálisis, zonas de infecciosos, etc”.

Kärcher apunta que cada área de un hospital requiere de soluciones de limpieza específicas. “En hospitales y clínicas resulta además esencial una limpieza de mantenimiento eficiente. Estrictas normas de higiene, aumento de costes y la presión de la competencia pueden hacer las cosas más difíciles”. Todas y cada una de las zonas objeto de limpieza deben recibir el tratamiento oportuno, aplicándoles a cada una los métodos y procedimientos idóneos en función de su nivel de riesgo.

Agrega que, por ejemplo, en las zonas de acceso público, como entradas, pasillos y vestíbulos, el paso continuado de personas deja poco espacio y tiempo para la limpieza. “Resulta decisivo el equilibrio entre limpieza de mantenimiento, intermedia y a fondo... llevar a cabo una limpieza continuada, conservar el valor, mantener a raya el polvo y garantizar la seguridad en todo tipo de suelos, superficies resistentes y recubrimientos textiles”, apunta Kärcher.

Zonas de riesgo

El gestor nacional de Operaciones de EULEN Limpieza explica que en las zonas críticas o de alto riesgo (los quirófanos y las áreas de infecciosos), se utilizan los productos acordados con Medicina Preventiva del Centro. Los útiles, vestuario, herramientas y maquinaria, deben ser de uso exclusivo para estas zonas. “En cualquier caso, los departamentos de Medicina Preventiva son los que redactan los protocolos de limpieza de cada una de las zonas del Centro”.

Para el resto de las áreas, Guerra López señala que, aunque no es necesaria la utilización de equipos exclusivos, “la limpieza se realiza con útiles y procedimientos que garanticen que no se produzca una contaminación cruzada de unas zonas a otras”.

Los productos están almacenados fuera del alcance de los usuarios, en depósitos adecuados y facilitados por el propio centro. El personal de limpieza recibe una formación periódica y adiestramiento en limpieza higiénica y sanitaria y manipulación de productos.

La limpieza de un centro sanitario requiere de un seguimiento de las condiciones de higiene, salubridad y de bioseguridad, y ser sometida a controles. Por un lado, se realizan auditorías internas y externas del servicio y, por otro, se efectúan controles microbiológicos.

En tal sentido, el gestor nacional de Operaciones de EULEN Limpieza acota que “los controles se efectúan, principalmente, con placas Rodac, con las que se realiza un recuento de Aerobios Mesófilos, Hongos y Levaduras”. Lo importante es tener presente que el objetivo de la limpieza en un centro sanitario es conseguir, además de un ambiente estéticamente agradable, un nivel de limpieza y desinfección alto, tanto para los pacientes como para los visitantes y el personal que trabaja en los hospitales, clínicas y centros de salud.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Proveedores Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.