AEFYT celebra la incautación de gases contaminantes

AEFYT felicita a la Guardia Civil por la reciente operación que ha puesto al descubierto la exportación ilegal de gases contaminantes.

La asociación de empresas del frío felicita a la Guardia Civil por la incautación de 10 toneladas de R-22 en una empresa de Valencia

Pide más controles para frenar el tráfico ilegal

La Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías (AEFYT), felicita a la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo y al Seprona de la Guardia Civil por la reciente operación que ha puesto al descubierto la exportación ilegal y la gestión irregular como residuo peligroso de unas 10 toneladas de gases contaminantes por parte de una empresa ubicada en Valencia.

Las investigaciones se iniciaron a raíz de las comunicaciones recibidas de la Subdirección General de Calidad del Aire y Medio Ambiente Industrial del Ministerio de Transición Ecológica (Miteco), que alertaban de una presunta exportación irregular de gas refrigerante R-22 regenerado con destino a Panamá.

Esta operación ha sido posible gracias a los mecanismos establecidos en Europa para controlar el uso o comercio de estas sustancias a través del sistema de expedición de licencias (ODS Licensing System) y de las comunicaciones obligatorias para las empresas que comercializan gases refrigerantes.

“Una de las demandas del sector del frío para luchar contra el tráfico ilegal de gases refrigerantes es el refuerzo de los mecanismos de control aduaneros, así como el incremento de las sanciones. Esta operación es una muestra de la necesidad de seguir por este camino para detener las actividades de los traficantes”, dijo el Presidente de AEFYT, Roberto Solsona.

Medidas que sugiere el sector

Otras de las medidas que se sugieren desde el sector tienen relación con la mejora de los sistemas vigilancia de HFC en países exportadores, la prohibición del uso de los cilindros no desechables y la mejora de la transparencia del sistema de cuotas.

En España, la aplicación el Impuestos sobre Gases Fluorados de Efecto Invernadero (IGFEI) ha supuesto un incentivo añadido a la compra ilegal de gases refrigerantes ante el incremento del coste de los mismos.

El tráfico ilegal de gases refrigerantes supone para las empresas del sector “un lastre” que frena la innovación y el cambio tecnológico en las que están inmersas en busca de la máxima eficiencia energética y la reducción de emisiones de las instalaciones frigoríficas.

AEFYT contribuye a la lucha contra el tráfico ilegal de gases refrigerantes con la notificación de las denuncias de malas prácticas que recibe a través de su Observatorio del Sector.

Dimensiones del problema en Europa

Las dimensiones del problema no dejan de crecer desde que la Unión Europea aprobó las restricciones a la comercialización y uso de gases refrigerantes de alto PCA (Potencial de Calentamiento Global).

El estudio ‘Puertas abiertas: el floreciente comercio ilegal de hidrofluorocarburos en Europa’ de la Agencia de Investigación Medioambiental (EIA) indica que el tráfico ilegal de este tipo de refrigerantes creció en 2018 en un 16%, lo que supone 16,3 millones de toneladas de CO2-equivalente distribuidos ilegalmente en la UE.

Esta semana ha sido especialmente intensa en Europa. Además del caso español, la policía polaca ha interceptado un alijo de 25 toneladas de refrigerantes ilegales –R13A, R404A y R410A- por valor de casi 600.000 euros y las autoridades búlgaras han encontrado 96 cilindros con 1.123,2 kilogramos de R134a y R404A.

En lo que respecta a la operación de la Guardia Civil, ésta habría supuesto un beneficio económico de entre medio millón y un millón de euros, además de casi 17.000 toneladas de CO2 emitidas a la atmósfera.

Escribe un nuevo comentario