El cambio tecnológico: reto de la industria del frío en 2019

La industria del frío comienza un año que vendrá marcado por la necesidad de consolidar y completar el cambio tecnológico.

La lucha contra las malas prácticas derivadas del tráfico ilegal de refrigerantes y el intrusismo serán prioridades para AEFYT

La tendencia son los sistemas con criterios medioambientes

Con un alto grado de cumplimiento de los ajustes derivados del Reglamento F-Gas, la industria del frío comienza un año que vendrá marcado por la necesidad de consolidar y completar el cambio tecnológico.

Las previsiones de la Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías (AEFYT) apuntan a que la actividad de la industria de la refrigeración comercial e industrial durante 2019 estará muy enfocada hacia la competividad, la digitalización y la formación.

El primero de estos conceptos, la competitividad, viene de la mano de la innovación con la presentación de sistemas frigoríficos más eficaces energéticamente y de nuevos refrigerantes que vendrán a completar un portfolio respetuoso con el medioambiente y con capacidad para responder a múltiples necesidades de frío.

Para que este cambio tecnológico se lleve a cabo sin que las empresas españolas pierdan competitividad es necesario frenar el mercado ilegal de gases refrigerantes y contar con un marco legislativo y fiscal estable y favorable a la inversión.

Ayudas para el cambio de sistemas frigoríficos

En este sentido, la propuesta de AEFYT, asociación representativa de la industria del frío en España, es destinar el dinero recaudado con el Impuesto sobre Gases Refrigerantes de Efecto Invernadero a ayudas a usuarios finales para el cambio de sistemas frigoríficos.

Respecto a la digitalización, cabe subrayar que la industria del frío está abrazando la automatización de sus procesos. Esta tendencia ayudará a un mejor control de las instalaciones de frío que, a su vez, redundará en la competitividad y en el cuidado medioambiental, donde se registran ya grandes avances relacionados, por ejemplo, con el control de fugas de gas refrigerante.

Formación: esencial para afrontar el cambio tecnológico

Por último, desde la Asociación inciden en que “nada de lo anterior será posible sin técnicos bien formados en las últimas tecnologías de la refrigeración”, al tratarse de “un pilar fundamental para avanzar en la innovación, en el cambio tecnológico y para luchar contra las malas prácticas medioambientales y de seguridad que se derivan del intrusismo profesional”.

“Desde AEFYT abordamos el año 2019 con la satisfacción de ver como la industria el frío es un sector cada vez más competitivo, respetuoso con el medioambiente y con una gran capacidad de creación de empleo estable y de calidad”, señala el Presidente de AEFYT, Roberto Solsona.

“Para seguir por esta senda necesitamos eliminar las malas prácticas derivadas del tráfico ilegal de gases refrigerantes y del intrusismo profesional”, apostilla.

Escribe un nuevo comentario