Renovar equipos de climatización permite ahorro en los hoteles

La renovación de los equipos de climatización posibilita una oportunidad de ahorro en los hoteles de hasta un 50% y, si a ello se le suman los nuevos sistemas de bomba de calor, los niveles de eficiencia energética son aún más elevados.

La mitad de la energía consumida en un establecimiento hotelero está asociada a los sistemas de calefación y climatización

El ACS y la bomba de calor ofrecen una alta eficiencia

La renovación de los equipos de climatización posibilita una oportunidad de ahorro en los hoteles de hasta un 50% y, si a ello se le suman los nuevos sistemas de bomba de calor, los niveles de eficiencia energética son aún más elevados.

Así, estas medidas, aunque representan una inversión alta en los establecimientos hoteleros, pueden llegar a reducir a la mitad la factura energética.

El Product Manager Large Systems de Carrier España, Enrique Gómez Pascual, afirma que la mitad de la energía consumida en un hotel está asociada a los sistemas de calefacción y climatización. “Si incorporamos el ACS esta proporción es aún mayor, por lo que las posibilidades de ahorro son numerosas y de un importante volumen”, explica.

Por su parte, el director del departamento Técnico de Daikin AC Spain, Santiago González, también destaca este peso de los sistemas de climatización.

Ahorro en los hoteles de hasta un 70% en gas

“Por ejemplo, participamos en la rehabilitación y mejora de la eficiencia energética del emblemático Hotel Barceló Emperatriz de Madrid, en el que, entre otros cambios, se sustituyó el sistema de tratamiento de agua y los sistemas de climatización para asegurar los niveles de confort y ahorrar la máxima energía. Con éstas y otras muchas medidas, se estimaron unos ahorros de hasta un 20% en agua, un 70% en gas y un 25% en eléctricidad”, añade.

El jefe nacional de Ventas de Bosch Comercial de Bosch–Calefacción de Bosch Termotecnia, Ferran González, considera que la permanente inversión en mejora y adaptación a la normativa europea de las instalaciones hoteleras en España, ha permitido modernizar sus instalaciones y actualizarlas a tecnologías eficientes y respetuosas con el medio ambiente.

Asimismo, indica que “también, la progresiva modernización en lo referente al uso de combustibles más eficientes, nos ha permitido incorporar soluciones con calderas de condensación, así como los sistemas de carácter 100% renovable”.

La Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC) apunta que, siempre que se acomete una reforma, habitualmente se piensa, en primer lugar, en el retorno económico de la inversión realizada. No obstante, destaca que “los nuevos sistemas siempre suponen un mayor cumplimiento de los requisitos de seguridad, protección medioambiental y de mejora de la eficiencia, razón por la que “no debe ser el criterio económico el único que se considere”.

En estos momentos, precisamente, la AFEC lleva a cabo un Plan de Promoción de la Bomba de Calor, por considerar que “son equipos idóneos para cumplir las características antes mencionadas, necesarias para garantizar la climatización de los establecimientos, ya que son equipos fiables y versátiles, a la vez que altamente eficientes, y usan fuentes de energía renovable”.

Normativa vigente

En cuanto a normativa y regulaciones, Manuel Herrero, adjunto de la Dirección General de la AFEC, explica que la legislación, originalmente, estaba muy centrada en la protección de las personas y de su salubridad pero, en la actualidad, la protección del medioambiente y, dentro de ésta, la eficiencia energética y la reducción de las emisiones de CO2 y gases de efecto invernadero, cobran un gran protagonismo.

González, de Daikin, señala que, en España y dentro del marco de la Unión Europea, hay varias normativas en cuanto a exigencias para la calidad del aire interior en edificios según su tipo.

“Por ejemplo, salvo viviendas y aparcamientos de edificios, para el resto la normativa aplicable es la UNE-EN 13779. Ventilación de los edificios no residenciales. Requisitos de prestaciones de sistemas de ventilación y acondicionamiento de recintos”.

Desde Carrier, Gómez Pacual, subrraya que el Objetivo 20/20/20 en 2020 y su evolución posterior hacia el Objetivo 27/40/27 para 2030 han empujado todo un conjunto de directivas y reglamentos europeos sobre eficiencia e impacto medioambiental.

“La Directiva ErP y el Reglamento F-Gas son una clara muestra de ello” afirma, al tiempo que agrega que, adicionalmente, el compromiso mundial recogido en la Enmienda Kigali al Protocolo de Montreal (octubre 2016) potencia el escenario de respeto medioambiental europeo al recoger un compromiso adicional de seis puntos de reducción en el empleo de gases fluorados, del 79% al 85%, entre 2030 y 2036.

“¿Resultado? En los próximos dos años seremos testigos de una evolución tecnológica sin parangón para combinar eficiencia, nuevos refrigerantes y seguridad. Una evolución-revolución que en algunos segmentos será radical y que ya ha empezado. La evolución de la normativa en el último año ha sido muy amplia, centrándose en las regulaciones procedentes de la UE”, apostilla.

Escribe un nuevo comentario