Compass Group: “Calidad y seguridad son las prioridades”

El responsable nacional de Cocinas Centrales de Compass Group España, Alberto Romero, explica las el servicio que presta la compañía, las características técnicas de sus cocinas y los objetivos que se han marcado.Trabajan con unos altos estándares de calidad y seguridad introduciendo los últimos avances tecnológicos.

Controlamos cada paso que damos; desde el acceso de proveedores a la manipulación de alimentos y su preparación para envío

Alberto Romero, responsable de Cocinas Centrales

Compass Group es una empresa de restauración de colectividades, catering y servicios auxiliares que tiene una trayectoria de más de 50 años en España. La compañía ofrece “la proximidad y flexibilidad de un operador local con la seguridad y el soporte de un grupo multinacional”. Trabajan para ofrecer un servicio con unos altos estándares de calidad y seguridad introduciendo los últimos avances tecnológicos.

“Personalizamos cada propuesta gastronómica y la adaptamos específicamente a las necesidades de cada ámbito de nuestra sociedad”, destacan desde el Grupo.

Este proveedor de servicios de alimentos, con operaciones en 50 países, sirve aproximadamente 5 mil millones de comidas al año a nivel global.

El responsable nacional de Cocinas Centrales de Compass Group España, Alberto Romero, explica el servicio que presta la compañía, las características técnicas de sus cocinas y los objetivos que se han marcado.

P.- Recientemente, Compass Group ha inaugurado la cocina central de Tenerife. ¿Qué razones llevó a la compañía ha abrir esta instalación en la Isla?

R.- El Grupo cuenta con presencia en las islas desde hace 50 años, es decir, formamos parte de ella gracias a una visión global pero con un claro compromiso local. La nueva cocina lo que hace es confirmar ese camino conjunto y esa apuesta por ofrecer a cada uno de nuestros clientes el mejor servicio posible.

Renovamos nuestras instalaciones con una propuesta totalmente nueva que permite contar con la última tecnología para garantizar la calidad y seguridad de aquello que es nuestra razón de ser: algo tan sencillo y a la vez tan complejo como dar de comer a diario.

P.- La cocina ha sido diseñada por el equipo de Compass Group, ¿de qué instalaciones y equipamientos dispone?

R.-  Como dices, la nueva cocina es fruto del trabajo en equipo de todos los actores involucrados en su gestión (cocineros, auxiliares de limpieza, responsables del servicio y áreas como calidad, mantenimiento, prevención de riesgos laborales y proyectos). Son unas instalaciones que generan un bajo impacto medioambiental y cuya prioridad es la seguridad.

Las instalaciones cuentan con una superficie superior a los 1.150 m2 útiles, que se dividen en 4 grandes espacios de trabajo: zona de almacenaje de materias primas, tanto de producto fresco como congelado; zona de cocción y preparación de comidas, otra zona destinada a limpieza, en la que no sólo se limpian los utensilios empleados en la elaboración sino todos los elementos usados para el transporte de las comidas preparadas y, por último, un área de administración y personal.

En relación a la distribución de los espacios, en todo momento el alimento sigue una marcha hacia delante según se vaya manipulando, con ello conseguimos que no haya cruces entre limpio y sucio hasta que los alimentos salen de la cocina hacia su destino final.

P.- ¿Qué sistemas de producción se realizan?

R.- La instalación se ha diseñado para dar servicio a nuestros clientes en la isla. Se trata, por tanto, de comida preparada para servir en centros educativos, sociosanitarios y empresas.

P.- Para Compass Group, ¿qué ventajas tiene producir desde una cocina central?

R.- Nosotros nos adaptamos a las necesidades del cliente. Vamos siempre a “su casa”. Si cuenta con las instalaciones adecuadas, cocinamos allí. Si no, es cuando lo hacemos desde nuestra cocina, donde podemos controlar y garantizar cada uno de los pasos que damos; desde el acceso de proveedores, a la manipulación de los alimentos y su preparación para envío.

Además, nos permite separar de manera clara la preparación de las distintas dietas y menús, para que no existan contaminaciones cruzadas y conseguir que el creciente número de personas con alergias o intolerancias puedan disfrutar de su comida con total tranquilidad.

P.- ¿Cómo se resuelve la seguridad alimentaria en una cocina central como la que acaban de abrir en Tenerife?

R.- La seguridad de nuestros equipos y comensales es la prioridad número uno de Compass Group. Para ello, contamos con unos protocolos de actuación que son los más exigentes del mercado, por encima de lo que la legislación vigente marca. La nueva cocina lo que hace es seguir esa línea e introducir todos los avances tecnológicos que permiten facilitar este objetivo.

P.- Respecto a la plantilla, ¿qué dificultades ha conllevado reunir a un equipo adecuado?

R.- No ha habido ninguna dificultad porque el equipo ya estaba formado. Lo que hemos hecho ha sido dotarlo de mejores herramientas de trabajo. Las personas que forman parte de la compañía son su principal activo y sabemos que sin ellas todo esto no sería posible.

Escribe un nuevo comentario