Así se consigue un consumo de energía casi nulo en el hotel

El próximo CTE establece que, a más tardar el 31 de diciembre de 2020, todos los nuevos edificios han de ser de Consumo de Energía Casi Nulo.

La bomba de calor está entre los sistemas más utilizados para conseguir que los edificios alcancen la calificación de EECN

Claves para que el sector hotelero cumpla el objetivo

Entre los mandatos del próximo texto del Código Técnico de la Edificación (CTE) que, a más tardar el 31 de diciembre de 2020, todos los nuevos edificios han de ser Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo (EECN).

Es evidente la importancia que la instalación de climatización tiene en un establecimiento hotelero, entendiendo como tal la calefacción, la refrigeración y la ventilación de los espacios ocupados, así como la producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS), supone una de las partidas presupuestarias más importantes.

Entre las tecnologías idóneas para estos edificios figura la bomba de calor, que proporciona calefacción, refrigeración y/o agua caliente, de un modo altamente eficiente y haciendo uso de energía procedente de fuentes renovables.

Según explica el Adjunto a Dirección General de la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC), Manuel Herrero, son diferentes los sistemas de climatización que se pueden adoptar en los establecimientos hoteleros, dependiendo del tamaño del edificio, de su estética, de su ubicación, e incluso de las preferencias del prescriptor o de la propiedad.

“En cualquiera de los casos podrá recurrirse a las bombas de calor como equipos productores, gracias a su condición de equipos altamente eficientes, con rendimientos estacionales superiores a 2,5, y que hacen uso de energía procedente de fuentes renovables”, afirma.

Fuentes de energía renovables

Asimismo, el experto precisa que una porción muy importante de la energía térmica que aportan las bombas de calor, más del 60%, procede de una fuente renovable, que puede ser el aire ambiente exterior, la propia tierra o el agua disponible en el terreno.

Ello hace que, con vistas a la calificación energética de los edificios, los sistemas basados en esta tecnología, suponen una de las propuestas más directas y eficaces, desde el punto de vista práctico, para mejorar la calificación energética de los edificios hasta sus valores más altos y cumplir con los requisitos de los EECN.

Además, su gran flexibilidad y sus numerosas tipologías permiten que, prácticamente, siempre puedan ofrecer soluciones.

Consumo de energía casi nulo en hoteles

  • 1.- Gran variabilidad de cargas derivadas de la ocupación, con importantes variaciones sujetas tanto al calendario (los fines de semana es cuando se producen mayores puntas de afluencia) como por horario (las últimas horas del día es cuando suele haber mayor actividad).
  • 2.- Necesidad de climatizar de manera independiente las zonas comunes y las habitaciones.
  • 3.- Mucha importancia de la distribución y difusión de aire, a causa de la necesidad de grandes volúmenes de aire de renovación, en especial en los espacios en los que puede haber gran afluencia de público.
  • 4.- Contar con niveles acústicos casi indetectables.

Escribe un nuevo comentario