Lavajillas profesionales, máquinas que evolucionan en eficacia

Las máquinas lavavajillas para hostelería tienes en cuenta factores como la comodidad del usuario,

La reducción de energía, el ahorro en tiempos y trabajo y la sostenibilidad son algunos de los factores que valoran las empresas

El sector desarrolla nuevas soluciones tecnológicas

El sector de maquinaria de lavavajillas para hostelería ha vivido una intensa transformación en los últimos años de la mano de los principales avances tecnológicos que se han ido aplicando.

“La evolución tecnológica en nuestros lavavajillas tiene dos ventajas principales: reducción de consumo de agua y energía, y el desarrollo de programas específicos para vasos, cubiertos, copas de cerveza y vajillas delicadas. Nuestro objetivo es facilitar la vida a nuestros clientes al mismo tiempo que reducimos costes operativos”, indica Paulo Silva, Professional Business Director Iberia de Miele.

En este sentido, Rocío Cañada, responsable de Marketing de Winterhalter, señala cómo otros aspectos también han influido en los cambios. “Los elevados costes laborales junto con las mayores exigencias a nivel sanitario han obligado a modernizar las instalaciones, con soluciones que garanticen no sólo el cumplimiento de temperaturas y tiempos de lavado sino también permitan un ahorro en mano de obra. ”

Las máquinas lavavajillas para hostelería tienes en cuenta factores como la comodidad del usuario,
Miele se enfoca en un objetivo principal: facilitar la vida de sus clientes al mismo tiempo que reducen costes operativos

Para la empresa el ahorro y la sostenibilidad son los factores más importantes a la hora de diseñar un sistema de lavado. El equipo de investigación y desarrollo de la compañía estudia de manera pormenorizada las necesidades de los clientes, “pero siempre con el punto de mira en el ahorro energético, de agua, de producto químico y de costes operativos”.

En Miele Professional se han apoyado en la tecnología para reducir los consumos gracias a la mejora “en el aislamiento del propio lavavajillas, en la optimización de los elementos de calefacción y en el sistema de dispersión de agua. De este modo, se ha reducido considerablemente el consumo de agua, energía y detergente”.

La comodidad del usuario un agente clave en lavavajillas profesionales

La comodidad en el uso de la maquinaria por parte de los trabajadores también es esencial, garantizando una mayor eficacia en la organización de tareas. En este aspecto, Miele tiene dos sistemas diferentes de lavado. “Contamos con el sistema de agua renovada (Freshwater) y sistema de lavado tradicional de tanque.

Las máquinas lavavajillas para hostelería tienes en cuenta factores como la comodidad del usuario,
Winterhalter aporta soluciones garanticen no sólo el cumplimiento de temperaturas y tiempos de lavado sino también un ahorro en mano de obra.

Por su parte, “los equipos de tanque son muy rápidos, con una producción de hasta 1.200 platos por hora. Estos incluyen bombas dosificadoras para detergente y abrillantador y se puede programar en función a las necesidades de cada cliente”.

En Winterhalter señalan que en los equipos de lavado, “los sistemas de pantalla táctil se encuentran entre los factores más importantes para la comodidad y eficiencia de los trabajadores. Estos sistemas son muy intuitivos a nivel operativo y permiten a nuestro técnico configurar cada equipo según la necesidad del cliente”.

Miele destaca que “nuestro objetivo es la satisfacción del cliente y, por supuesto, sin olvidarnos de nuestro servicio técnico propio. Para el mejor equipamiento, necesitamos el mejor servicio post venta”.

Winterhalter tiene claro que cada tipo de negocio necesita un sistema de lavado adecuado a sus necesidades y fabrican lavavajillas con programas cada vez más específicos destinados a lavar cristal, tazas, cafeteras, vajillas o menaje de cocina.

Además, ha introducido el sistema VarioPower, que permite regular la presión de lavado. “Seleccionado el programa estándar adecuado, los objetos más finos y frágiles podrán lavarse con una presión más baja y los objetos más resistentes podrán lavarse con presiones mayores”.

Escribe un nuevo comentario