Renting y leasing en el Canal Horeca, una ventaja competitiva

El renting, junto con el leasing deben ser muy tenidos en cuenta por las empresas, porque mejoran sus resultados.

Las posibilidades abarcan desde máquinaria de cocina y lavandería hasta recursos para spa & wellness, sin olvidar vehículos de empresa

Son claves para mejorar la rentabilidad

El renting se empezó a ofertar en España hacia el año 1985, pero 60 años antes, la compañía Bel Telephone System, en Estados Unidos, ya ideó esta solución al encontrarse con ciertas dificultades para vender sus teléfonos. Así, decidió ofrecerlos en alquiler a sus clientes.

En nuestro país, la Asociación Española de Renting (AER) se creó en octubre de 1995 de la mano de cinco compañías dedicadas a ofrecer este servicio y actualmente es considerada una organización referente a nivel nacional del sector del alquiler de vehículos a medio y largo plazo con 23 asociados, entre los que se encuentran las principales compañías del sector, que representan más del 99% del mercado.

Y aunque el renting de vehículos es quizás el producto más extendido que se oferta en esta modalidad, existen multitud de otros bienes susceptibles de contratación mediante renting en el Canal Horeca, como maquinaria o equipos tecnológicos, es decir, bienes que requieren una inversión elevada y presentan una alta y rápida depreciación.

Según fuentes de Caixabank, la inversión en equipamiento hotelero “se ha consolidado como una de las claves para mejorar la rentabilidad y la competitividad de las empresas hoteleras en aquellos activos que generan retorno, ya que la renovación de equipos es clave para la diferenciación de la competencia, ser energéticamente eficientes y tener una buena imagen de marca”.

Ventajas de todo tipo

Si buscamos una definición, renting es un contrato de arrendamiento de bienes físicos a largo plazo, por lo que ha de tener una duración superior a un año. La duración más establecida en el mercado es entre 25 y 60 meses y la renta se paga en cuotas, que pueden ser mensuales, bimensuales, trimestrales o anuales.

Y es que el renting ofrece muchas ventajas, como, por ejemplo, la posibilidad de disponer de bienes sin aumentar el nivel de endeudamiento o ser un gasto fiscalmente deducible para empresas y autónomos.

La entidad financiera destaca dentro del sector hotelero el llamado renting tecnológico, “que permite a hoteles y empresas dedicadas a la hostelería invertir en proyectos con un planteamiento distinto al habitual: pensando en términos de uso y reposición por encima del de propiedad, con buenas ventajas fiscales y sin incrementar el nivel de endeudamiento de la compañía”.

En el conjunto de un establecimiento hotelero existen diversas áreas en las que el servicio de renting es válido y recomendable. En espacios wellness o de ocio, las máquinas de gimnasio; en la cocina, todo el equipamiento industrial que se precisa (hornos, cámaras frigoríficas, etc.); en las habitaciones, los televisores; en las salas de reuniones, estaríamos hablando de todos los equipos audiovisuales (proyectores, pizarras digitales, sonido, etc.); en el área de lavandería, las máquinas de planchado, secadoras y lavadoras; y en los exteriores, por ejemplo, la maquinaria para el jardín y los equipos de limpieza, sin olvidar los equipos de eficiencia energética y todos los vehículos que se pueden precisar.

Entre los principales factores del éxito en el sector hostelero, Caixabank destaca, “el control de costes, la economía de escala y la renovación de las instalaciones”. Otra ventaja, según Agustín García, presidente de AER, es el ahorro, “porque como las compañías de renting obtienen grandes descuentos por ser mayoristas, los trasladan a sus clientes a la hora de arrendarles vehículos y proporcionarles servicios”.

Renting flexible

Teniendo en cuenta la importancia de los vehículos dentro del servicio del renting, si hablamos de su papel en empresas como los hoteles, García comenta que el contrato tiene una duración media de cerca de 48 meses.

“En este sentido, puede tener interés para el personal comercial y de representación que tenga coche de empresa o incluso para vehículos de cortesía que se usan en los hoteles, por ejemplo, en los traslados al aeropuerto”. Pero García deja claro que es un producto más adecuado para los profesionales del establecimiento hotelero que para los propios clientes del hotel, “ya que no es habitual hacer contratos por días”.

Las opciones para realizar renting o leasing de los distintos recursos del hotel empiezan a la entrada, en el mismo felpudo.

Y aquí entra en juego el llamado ‘renting flexible’ siendo la particularidad de compañías como Northgate Renting Flexible que, como su nomenclatura indica, lo tienen como un valor diferencial frente a otras empresas de la competencia.

Su director comercial, Eduardo González de la Rocha, explica que en España los contratos de renting van relacionados a una permanencia de entre dos y cinco años con una penalización que puede llegar a ser del 50% en caso de devolución antes de tiempo. Es por ello que la compañía apuesta fuerte por ofrecer esta flexibilidad a la hora de alquilar vehículos de empresa, “no estableciendo un plazo de compromiso fijo y con una devolución que no conlleva penalización”. Y remarca el sector de la hostelería entre los más beneficiados, por su estacionalidad, lo que lleva a generar esta necesidad, por ejemplo, en hoteles que solo abren en época estival.

Se trata de un renting de plazos más reducidos y adaptables a las necesidades de cada cliente, incluso por meses y siempre a empresas dadas de alta con licencia fiscal, resultando más económico que un rent-a-car. “Es una ventaja competitiva muy válida”, remarca González de la Rocha, porque ya no solo se está hablando de un alquiler que puede no llegar al año, sino que cabe la posibilidad de cambiar de vehículo dentro de ese mismo plazo de tiempo.

Se puede dar el caso de un cliente que necesita un vehículo determinado y, al poco tiempo, precisa cambiarlo por uno de diferente tamaño. Como novedad, Northgate Renting Flexible ha incluido pensando en el sector del Canal Horeca, vehículos refrigerados isotermos, solo para mantenimiento de productos, o con equipo de frío. “Existe una gran demanda por parte de empresas de catering, pastelerías, alimentación, marisco, etc.”, declara el director comercial.

También cabe destacar que el renting de vehículos se utiliza en hospitales o para empresas de terceros que trabajan para ellos, ya sea para el propio personal o para servicios (medicamentos, lavandería, etc.).

Mucho desconocimiento

Como decíamos, los productos para un establecimiento hotelero contratados mediante renting pueden ser de lo más variopinto, como sería el caso de los felpudos de la entrada cuya imagen es primordial de cara al cliente.

Juan Carlos Nogueras, director de Expansión de FelpudoRent, declara que “no todo el mundo puede hacer una gran inversión en el felpudo. Además, éste es parte de la solución, pero no soluciona nada sin un mantenimiento adecuado”.

Con más de 40 años de experiencia en el negocio, no solo en España, esta compañía especializada en el renting de felpudos sabe que la primera impresión del establecimiento es la que cuenta y por ello ofrecen a sus clientes tener una entrada más bonita, limpia y segura, “ya que nuestros felpudos son anti-bacterianos y anti-deslizantes”.

Reconocen que sus clientes valoran el servicio que ofrecen y exigen que sea adecuado a sus necesidades. La empresa, a cambio, les propone “felpudos que no se ponen enfermos y trabajan 24 horas, por lo que es una buena inversión”, añade Nogueras. Como este producto, existen otros muchos que es fácil que el hotelero desconozca que puede disponerlos mediante un contrato de renting y que incluye todo (servicio, mantenimiento, reposición, etc.) en una sola cuota.

Y es que todos los expertos consultados coinciden que en España el sector del renting “es aún poco maduro respecto a Europa, donde llevan más tiempo haciendo uso de ello, con una cultura más de alquilar que de comprar”, afirma González de la Rocha. Él alude al “miedo a comprometerse por la estacionalidad que tienen las empresas de hostelería”, pero precisamente por eso destaca la opción del renting flexible, “ya que permite tener cintura ante la actividad, sea cual sea”.

 La opción del leasing

En Europa, la inversión en leasing se ha mantenido estable y existen varios estudios realizados por Leaseurope y algunas consultoras en las que se constata que más del 35% de la inversión que realizan las pequeñas y medianas empresas en Europa se realiza a través de operaciones de leasing. En cifras absolutas el mercado del leasing europeo es cuatro veces mayor que el español, según fuentes de Caixabank.

Cabe recordar que por leasing se entiende el arrendamiento financiero con opción de compra, un producto de financiación a medio y largo plazo que se comercializa en España desde hace más de 40 años por empresas especializadas y entidades financieras.

Algunos estudios realizados por AFI en el año 2007 confirmaban que el leasing financiaba el 2% del PIB y alcanzaba el 7% de la FBC (Formación Bruta de Capital), es decir, el 7% de la financiación que se formalizaba en España era a través de operaciones de leasing.

Como es sabido, el leasing solo financia activos empresariales, por lo que en los años de crisis ha caído de forma importante su volumen de negocio, si bien se está recuperando a buen ritmo, ya que estos últimos años supera el 30% de crecimiento interanual

Desde Caixabank comentan que “las empresas durante estos años de crisis han frenado sus inversiones en ‘Capex’ y, además, en estos años de crisis se adoptaron medidas fiscales para incentivar la inversión, como la libertad de amortización, primero creando empleo, después manteniéndolo y finalmente libre.

Esto provocó que la contratación de productos como el leasing se viesen perjudicados, ya que se obtenía una mayor amortización sin financiar por leasing, que tiene definida en la LIS cómo se puede amortizar aceleradamente y los límites”.

Cierto es que en estos momentos se está recuperando la actividad, con un buen crecimiento del PIB y de las exportaciones, por lo que las empresas vuelven a invertir en activos materiales, y al volver a generarse beneficios, hay que considerar la financiación a través del leasing para tener posibilidad de acelerar la amortización, aprovechando el diferimiento en el pago de impuestos.

La diferencia entre financiar a través de préstamo o leasing, estriba en la naturaleza jurídica del contrato, en el leasing el financiador compra el bien que el cliente necesita, siguiendo sus instrucciones y se lo arrienda a medio largo plazo.  Al final del periodo del contrato, el cliente dispone de una opción de compra, normalmente por un precio simbólico o una cuota más, a través de la que adquiere la propiedad del bien.

¿Qué se puede financiar con el leasing?

Todo tipo de activos productivos, entre los que se puede destacar vehículos, maquinaria, equipamiento general, etc. Los plazos habituales están entre un mínimo de dos años y los cinco habituales para este tipo de inversiones, pudiéndose diseñar operaciones de ‘leasing operativo’, en las que si el cliente desea devolver al fabricante el equipo financiado al llegar el vencimiento del contrato y si el fabricante lo recompra, se amortiza en el periodo del arrendamiento solo una parte del precio de la compra.

Esto conlleva el pago de unas cuotas sensiblemente inferiores a las del leasing financiero. Incluso se puede hablar de inmuebles, es decir, desde la compra de edificios acabados, hasta la compra de terrenos y financiación de la construcción del edificio o la compra de inmuebles usados y se financia la rehabilitación total del mismo.

Asimismo, se pueden financiar locales comerciales, oficinas, o naves industriales o logísticas. “En el mundo de los inmuebles, además de la ventaja fiscal de la amortización acelerada, se puede contar algunas ventajas extra. El IVA, también es a cargo de la entidad financiera por lo que no se necesita esta tesorería en el cierre de las operaciones”, explican en Caixabank. Los plazos mínimos de financiación por leasing en inmuebles son de 10 años y hasta los 15-16.

La flota de renting crece

Las empresas del sector del renting de vehículos cerraron el primer trimestre del año 2017 con una flota total de 496.146 vehículos en España, lo que representa una subida del 9,57% en comparación con el mismo periodo del año anterior, según datos de AER.

Por usuarios, el 56,99% de la flota de vehículos del renting correspondió a grandes empresas, frente al 34,94% de las pymes, al 4,19% de las administraciones públicas y al 3,88% de los autónomos y particulares.

Además, la facturación del sector del renting en los tres primeros meses del año fue de 1.105,14 millones de euros, lo que se traduce en una progresión del 9,62% al compararlo con el mismo trimestre del ejercicio anterior.

Claves del renting

  • Todos los gastos originados por el uso del bien se integran en un único pago mensual.
  • No es necesario dar una entrada inicial.
  • La cuota mensual es deducible en el IRPF o el IS en arrendamientos calificados como operativos.
  • Permite conocer por adelantado todos los costes y, de este modo, evita los gastos inesperados.
  • No incrementa el nivel de endeudamiento de la empresa.

  • Miguel says:

    Hola
    Quería saber si disponían de un horno de convención para Pontevedra.

    Y como me saldría al mes.
    Gracias

    (0) (0)

Escribe un nuevo comentario