Torrens: “usar máquinas de hielo abarata el coste un 50%”

Gabriel Ramón, del Departamento Técnico Comercial de Torrens, explica la experiencia de la marca instalando máquinas de hielo de Welbilt en hoteles de todo tipo.

Gabriel Ramón, Departamento Técnico Comercial

Las máquinas de hielo tienen una gran importancia en la cocina, en el servicio de sala y, por supuesto, también en el de bar y cafetería. Su uso depende en gran medida del tamaño y las necesidades específicas del establecimiento, como muy bien sabe la firma mallorquina Torrens.

Esta compañía, que trabaja para las cadenas hoteleras más importantes del país, instala equipos de hielo fabricados por Welbilt, en hoteles y otros establecimientos de un número creciente de países. Gabriel Ramón, del Departamento Técnico Comercial de Torrens, explica esta experiencia.

P.- ¿Qué esperan las empresas hoteleras de la maquinaria que compran?

R.- Lo más importante es que siempre quieren que contribuya a minimizar los costes. Por ejemplo, en cocina, con los equipos adecuados, un profesional puede elaborar el pase y, otros dos, con un mini y un combo, pueden salir al paso.

En este sentido, la maquinaria de cocina que distribuimos contribuye bastante a la contención de costes, porque no hay extracciones. Por otro lado, al combinar procesado con abatidor de temperatura se puede elaborar con mucha antelación.

P.- Las máquinas de hielo, ¿tienen más tirón en los hoteles vacacionales de costa?

R.- Hay que tener en cuenta que ahora el hielo se utiliza para todo, incluidos los bufets, la coctelería, para el fast food. En general, en cualquier concepto gastronómico que se pretenda desarrollar. Pero, evidentemente, en los sitios de costa la demanda es aún mayo.

Por eso necesitan máquinas, porque no pueden explotar su negocio sin el hielo. Eso es así. Y, la mayor demanda que tenemos de estas máquinas viene precisamente de la hotelería vacacional. Porque en la restauración es muchas veces más práctico comprar el hielo a un fabricante que máquinas para elaborarlo.

Gabriel Ramón explica que Torrens instala máquinas de hielo en varios continentes, siguiendo los encargos de las principales cadenas hoteleras españolas.

Aunque es más barato tener esta clase de equipos, hay que tener en cuenta que hay zonas del país donde el agua es muy dura y de mala calidad, lo cual, provoca muchas averías en las máquinas. A todos los demás establecimientos, el uso de máquinas de hielo les supone un ahorro del 40% al 50% en este concepto.

P.- En la práctica cotidiana, ¿se combina el empleo de máquinas de hielo con la compra de hielo?

R.- Sin duda, en plena temporada seguro que se hace. Ya sea para disponer de los distintos tipos de hielo que se precisan, o bien, para tener una alternativa a mano en el caso de que se estropee una máquina.

A veces se emplean grandes cantidades con finalidad decorativa. Por ejemplo, en un bufet, en el área de pescados se ponen cubitos cuadrados sobre leds azules, que dan un efecto de destellos muy agradable.

P.- Teniendo en cuenta que Torrens trabaja para las principales cadenas hoteleras españolas, muchas de las cuales son mallorquinas, ¿dónde está montando máquinas de hielo?, además de en España.

R.- En los últimos meses las hemos instalado en Sri Lanka e Islas Mauricio, pero en el marco de proyectos más grandes, que incluían la dotación de bufet, cámaras frigoríficas y mobiliario de cocina en acero inoxidable, así como las cafeterías. Y, esto conlleva un volumen de trabajo muy importante.

Además, también trabajamos en toda Sudamérica, desde la delegación que tenemos en México y las instalaciones de fabricación propias que tenemos en República Dominicana y Jamaica.

Tipos de hielo

Cada máquina produce un solo tipo de hielo, porque, para cambiar a otro sería necesaria la intervención de técnicos. Y, como existen distintos tipos de hielo de uso común en la hostelería: nugget, escama, triturado, cubito cuadrado, cubito gourmet, etc., al final, los establecimientos cuentan con varios de estos equipos y, además, compran las variedades que se emplean en menor cantidad.

Escribe un nuevo comentario