El verano aumenta las lesiones en trabajos de cocina

La temporada de verano en la Hostelería es un factor que aumenta el riesgo en los trabajos de cocina, desde el propio chef hasta el ayudante, camareros, etc. son algunos de los ámbitos laborales que más accidentes llega a concentrar y por consiguiente, los trabajadores asumen más riesgos con la llegada del calor.

Según ASEPAL la temporalidad y precariedad en contratos en estas fechas deriva en la escasa formación y desconocimiento sobre los EPI

La temporada alta causa más riesgos en el personal

La temporada de verano en la Hostelería es un factor que aumenta el riesgo en los trabajos de cocina, desde el propio chef hasta el ayudante, camareros, etc. son algunos de los ámbitos laborales que más accidentes llega a concentrar y por consiguiente, los trabajadores asumen más riesgos con la llegada del calor.

Según ASEPAL, Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual, la temporalidad y precariedad en la contratación de temporada deriva en una escasa formación y desconocimiento sobre la normativa EPI (Equipos de Protección Individual).

En este sentido, los trabajos de cocina pueden ocasionar caídas, quemaduras, altas temperaturas, insolaciones, cortes… Este sector provoca un gran número de peligros, que son fáciles de evitar con el empleo de equipos de protección oficial.

La temporada de verano en la Hostelería es un factor que aumenta el riesgo en los trabajos de cocina, desde el propio chef hasta el ayudante, camareros, etc. son algunos de los ámbitos laborales que más accidentes llega a concentrar y por consiguiente, los trabajadores asumen más riesgos con la llegada del calor.
Las altas temperaturas y el calor requieren el doble de atención y nuevos equipos de protección individual como gafas de sol, gorras y cremas solares.

Gran parte del sector hostelero desconoce cuáles son los elementos de protección que deben incluir en sus plantillas de verano o no los utiliza en su actividad diaria. Desde ASEPAL inciden que con la llegada del buen tiempo, se da también inicio a una temporada de altas lesiones que se pueden evitar utilizando los medios adecuados.

Cabe destacar que, según las previsiones de Adecco se crearán cera de 1,5 millones de contratos, esto supone un 12% más que en 2017, gran parte de ellos relacionados directa o indirectamente con este sector.

Trabajos de cocina, los EPI fundamentales

Por esta razón, ASEPAL recuerda que los EPI constituyen la última barrera de defensa que se interpone entre el usuario el riesgo que amenaza su salud y seguridad.

“Tanto para el chef que trabaja en una cocina profesional, como para el vendedor de espetos, la protección individual debe ser una prioridad en el sector hostelero y más en verano”, destaca Luis Gil, portavoz y secretario general de ASEPAL.

De este modo, en verano dan dos bloques de riesgo destacados: el sol y el calor y la temporalidad. En primer lugar, las altas temperaturas y el calor requieren el doble de atención y la incorporación de nuevos equipos de protección individual (gafas de sol, gorras y cremas solares), que a pesar de parecer pertenecer solo al ámbito doméstico, suponen una seguridad fundamental para los trabajadores de Hostelería.

Y por su parte, la temporalidad ocasiona la urgencia y precariedad de las contrataciones lo que genera una escasez de formación en prevención de accidentes laborales. En este sentido, desde la Asociación recuerdan que la formación es clave para reducir riesgos y lesiones.

Escribe un nuevo comentario