Cajas fuertes del siglo XXI: preparadas para todo

Las cajas fuertes que equipan hoteles hoy en día deben estar preparadas para todo.

Estos dispositivos se han hecho un hueco importante en establecimientos como hoteles, clínicas de salud y hasta cruceros

Robustas, seguras y fáciles de usar y gestionar

La seguridad sigue siendo el principal objetivo de las cajas fuertes ubicadas establecimientos que alojan a clientes por ocio, negocio o salud. El reto ahora tiene que ver tanto con las garantías mecánicas y electrónicas, como con la ciberseguridad y la accesibilidad del usuario. Por eso, deben estar preparadas para todo.

Han entrado de lleno en el concepto de la seguridad del siglo XXI, convirtiéndose en compartimentos a los que acceder con garantías y preservando los objetos en custodia y la privacidad de los usuarios. Las cajas fuertes se han hecho un hueco importante en hoteles, clínicas de salud, cruceros y en aquellas habitaciones donde se necesita una solución temporal para las pertenencias de valor de los clientes.

Según los expertos de Onity, especializados en productos como las cajas de seguridad electrónicas, “la gama para hoteles, por ejemplo, cumple la función de proteger los efectos personales de los clientes, y son fuertes y seguras a nivel de ese requerimiento.

Hay otro tipo de cajas -matiza el director comercial de la compañía en España, Mikel Gorriti– como pueden ser las blindadas. Pero tienen otras funcionalidades y están diseñadas para su uso en otras aplicaciones, como puedan ser las entidades bancarias”.

Que sean funcionales y asequibles

En el sector alojativo, Gorriti confirma que sus clientes les piden una caja fuerte funcional, que cumpla con los estándares de seguridad y a un precio asequible. “También es importante que tenga unas dimensiones suficientemente amplias para guardar ordenadores portátiles (incluyendo los modelos más modernos de pantalla ancha) y que las opciones de tamaño disponibles permitan ubicarla en diferentes espacios”.  Además, en los establecimientos de gama media-alta, “también se valora que tengan una imagen moderna que complemente la decoración de la habitación”.

Esa renovación, estética y tecnológica es una constante en este segmento según Víctor Ciprián. El jefe de producto de Tesa, acreditados fabricantes de sistemas de cierre y seguridad, afirma que “actualmente es tan importante la seguridad mecánica de las cajas como la electrónica”.

No ponérselo fácil a los hackers

Son tendencia las cajas “con un sistema de encriptado y cifrado propio que no permite el hackeo de códigos”. También hay que adaptarse a las necesidades del hotel en cuanto a la gratuidad o cobro del servicio, o a si se quiere utilizar “la misma tarjeta de acceso a la habitación, código pin personal, o una combinación de ambos”.

Técnicamente el mercado ofrece protección contra inserción de palanca, sólidos bulones de acero anti-taladro rotatorio, somete sus productos a pruebas de descargas de estática de alto voltaje o establece un registro auditor de las últimas aperturas para garantizar la trazabilidad… Se trabaja constantemente en el concepto ‘caja fuerte’ como un valor añadido muy importante para la satisfacción del cliente.

Preparadas para todo y más

Para Onity es importante que el hotel, “sea autónomo a la hora de gestionar sus cajas, y tenga capacidad de reacción cuando se requiera realizar una apertura de emergencia (por ejemplo, si un cliente ha olvidado su clave)”. Por ese motivo, sus cajas incluyen “un programador portátil con el que el establecimiento puede dar respuesta a estos supuestos de forma independiente e inmediata, sin depender del proveedor”.

Desde Tesa aseguran que “cuando un cliente se encuentra con una buena caja fuerte en su habitación, inmediatamente percibe que el hotel se está preocupando por la seguridad de sus bienes. Y éste, a su vez, sabe que el cliente, utilizando la caja, asegura sus pertenencias más valiosas contra robos y contra posibles reclamaciones”. Por eso deben estar preparadas para todo.

Gratuita o en alquiler

Ofrecer el servicio de caja fuerte en alquiler, ya sea con software o stick, puede convertirse en una interesante fuente de ingresos para el establecimiento, aunque muchos opten por la gratuidad. En cualquier caso, sus prestaciones y concepto de seguridad aportan un valor añadido que redunda en la buena imagen y el grado de satisfacción del cliente.

Otro factor destacado es el compromiso con la protección del medioambiente, y muchos fabricantes de cajas y dispositivos de apertura se responsabilizan de la recogida activa de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos. Si la seguridad es importante, la tranquilidad de que los elementos sensibles se trata de forma correcta y adecuada, también cuenta.

Escribe un nuevo comentario