Claves para un verano sin problemas de legionela

La legionela es un problema que se puede controlar realizando una buena labor preventiva a lo largo de todo el año.

AEFYT recuerda la necesidad de un correcto mantenimiento en spa, piscinas, fuentes, nebulizadores y torres de refrigeración

Innovación, mantenimiento y desinfección

La legionela suele seguir un patrón estacional, registrándose un aumento de casos durante el verano con motivo del incremento de la temperatura, por lo que conviene recordar la necesidad de realizar un correcto mantenimiento y limpieza de todos los equipos de riesgo contemplados en el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio.

Un adecuado mantenimiento de las torres de refrigeración y del resto de equipos de riesgo -aspersores, nebulizadores, spas, piscinas o fuentes- es clave para la prevención de esta enfermedad, según explican desde la Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías (AEFYT).

De hecho, en la Jornada Técnica sobre la Norma UNE 100030 de prevención y control de la legionela, que tuvo lugar el pasado mes de mayo en la sede de la CEOE, los ponentes coincidieron en señalar cómo se ha prestado especial atención a los equipos de enfriamiento evaporativo.

Vigilar todas las instalaciones

Esto ha supuesto que se genere una injustificada alarma social, mientras que otras instalaciones de riesgo deben ser igualmente tratadas contra la legionella. Asimismo, coincidieron en ensalzar el papel del enfriamiento evaporativo en el ahorro energético.

En este sentido, los avances técnicos registrados en los últimos años, fruto del esfuerzo de los fabricantes por garantizar la seguridad de estos equipos, contribuyen a facilitar el mantenimiento de los equipos y reducir el riesgo de que estos alojen y difundan colonias de legionela.

Además de lograr un mayor rendimiento energético, se ha conseguido un mantenimiento más sencillo que, en consecuencia, redunda en la seguridad socio-sanitaria, según remarca AEFYT. Éste es el caso de los rellenos de alta eficacia que se han transformado con la utilización de materiales resistentes, como polipropileno y poliéster.

Prevención contra la legionela

Y, también han experimentado una evolución similar, en cuanto a eficacia, los separadores de gotas, que evitan la salida de gotas de agua al exterior. A ello se suma la mejora de la accesibilidad, a través de puertas amplias que facilitan la entrada de los técnicos y la evolución en los sistemas para facilitar el drenaje, la limpieza y la toma de muestras.

Todo ello se traduce en bandejas inclinadas, plataformas y escaleras. Y, por último, las ventanas, cuyo diseño evita el paso de luz o agua que lleva suciedad, evitando así que los rayos ultravioletas provoquen las condiciones necesarias para el desarrollo microbiológico en el interior de la torre de refrigeración.

Cabe recordar que la legionela se debe combatir en invierno, lo que significa que el programa completo de mantenimiento debe realizarse durante todo el año, según recuerdan desde AEFYT. El hecho de que en los dos últimos años no se haya registrado ningún brote asociado a los equipos de enfriamiento evaporativo demuestra que la prevención ha sido adecuada.

Escribe un nuevo comentario