8 aspectos a tener en cuenta para abrir un negocio hostelero

La elaboración de un profundo estudio de mercado es esencial: analizar los clientes potenciales y de la competencia

Gestión, organización, liderazgo, marketing, cocina…

Crear un local de hostelería desde cero conlleva tener en cuenta una serie de aspectos clave que permitirán al emprendedor poner unos buenos mimbres que le permitirán alcanzar un excelente desarrollo futuro del negocio.

Según la directora de expansión de Storyous, Jana Šrámková “es importante que se dedique tiempo a investigar todo lo relacionado con el proyecto y visitar aquellos lugares a los que nos gustaría parecernos” una vez que la  iniciativa se haya puesto en marcha.

Por ello, es esencial “fijarse en cómo trabajan, qué tienen en la carta, cuáles son sus puntos fuertes, en qué fallan, cómo nos gustaría adaptar lo que vemos. La observación es esencial para llegar a nuestras propias conclusiones”, remarca la portavoz de este sistema de gestión y control de la información

Estudio de mercado, fundamental 

No obstante, para la elaboración del estudio de mercado, hay mucha información que puede ser obtenida por los propios emprendedores. Para lograr este objetivo conviene informarse por internet en fuentes tan diversas como organismos oficiales o asociaciones de empresarios, pasando por webs especializadas del sector y redes sociales de locales similares.

También es importante asistir a ferias, congresos o eventos especializados, que pueden aportar inspiración y contactos; así como llevar a cabo entrevistas y encuestas que permitan conocer lo que realmente interesa al potencial cliente.

8 claves para abrir un negocio hostelero

  • 1.- Elaboración de un plan de negocio: para que las cuentas estén más claras y ordenadas e, incluso, buscar inversores que financien parte del proyecto. En ocasiones, para ello, será necesario asesorarse a través de profesionales en auditoría, asesoría y gestión de locales de hostelería, por lo que se deberá valorar la inversión que estos supondrá.
  • 2.- Estudio de mercado: que incluya los clientes potenciales y la competencia, para anticiparse a todo lo que pueda llegar después. Conocer el público objetivo, saber qué nicho de mercado conviene más según la idea del proyecto, analizar cómo lo hacen en otros negocios similares y estar al tanto de las novedades del sector ayudará a despejar muchas incógnitas.
  • 3.- Elección de la ubicación:  es necesario analizar qué zona conviene más, qué tipo de público se encuentra en esa zona y si realmente el proyecto encaja con esa zona, sin olvidarse de analizar correctamente la cantidad de locales similares, lo que ofrecen y cómo les va el negocio.
  • 4.- Elección del local: tras elegir la zona habrá que identificar el tipo de local y la disponibilidad en la zona. Esto suele resultar complicado dado que la oferta de locales adecuados para restauración puede ser escasa o contar con precios muy elevados.
  • 5.- Análisis económico: es necesario desvelar de cuánto dinero se dispone y qué gastos se producirán. Aquí hay que tener en cuenta tanto los recursos propios como los que pueden llegar de subvenciones, ayudas o préstamos. También habrá que analizar los gastos como maquinaria, instalaciones, mobiliario, sueldos, licencias, informática, publicidad, sin olvidar de hacer un estimado del coste variable de materias primas con las que se va a trabajar, comisiones bancarias.
  • 6.- Estrategia comercial y de marketing: hay que definir qué es lo que se le ofrecerá al cliente, los platos que van a destacar o las bebidas con las que se va a contar. La calidad de la materia prima es otro de los puntos clave. Elegir los proveedores que más convengan teniendo en cuenta los costes, el tiempo de entrega, la presentación y por supuesto la calidad. También se debe tener en cuenta la estrategia de marketing y comunicación y los costes que conllevará: redes sociales, inserciones publicitarias, folletos, etc.
  • 7.- Recursos Humanos: se deberá realizar un análisis de la cantidad de personas en plantilla, horarios, así como de las condiciones que se les van a ofrecer. Este es uno de los puntos más complicados ya que es difícil encontrar personal cualificado y con intención de establecerse en el puesto.
  • 8.- Licencias: el proceso para obtener todas las licencias y permisos para abrir un negocio de hostelería es largo, tedioso y complicado. Hay mucho papeleo que cumplimentar antes de inaugurar un local, con varios trámites que hacer con Ayuntamiento, Comunidad y otras instituciones.

Escribe un nuevo comentario