China Crown descubre la alta cocina imperial en Barcelona

China Crown es el nuevo restaurante que el equipo de María Li Bao. Esta profesional aterriza en la Barcelona para rendir culto a la cocina imperial china.

El restaurante, una mezcla entre raíces y vanguardia, está ubicado en la Casa Calvet, uno de los edificios más emblemáticos de Gaudí

La interiorista Aurora Gámez ha liderado el diseño

Un homenaje a la Historia a través de pura gastronomía. Así se define China Crown, el nuevo restaurante que el equipo de María Li Bao ha abierto en Barcelona. Esta profesional, con más de 30 años de experiencia en el sector, aterriza en la Ciudad Condal para rendir culto a la cocina imperial china.

Ubicado en Casa Calvet, uno de los edificios más emblemáticos de Gaudí, China Crown se presenta como una mezcla entre raíces y vanguardia.

La cocina imperial china es una gran desconocida. Para plasmar la esencia del Imperio y servir lo que comían los Grandes Emperadores hace más de 400 años, Tim Wang, uno de los profesionales más prestigiosos de China y cocinero de este nuevo restaurante de Barcelona, ha recorrido la nación china.

Existen dos menús degustación, cada uno con ocho platos, postre y té.

Que la cocina imperial, históricamente sólo disfrutada por unos pocos, esté al alcance de todos y se adapte al presente. Ésos son los objetivos con los que nace China Crown. Para lograrlo, Wang y el resto del equipo han innovado y aplicado técnicas revolucionarias en su cocina y han invertido en las mejores materias primas.

La gastronomía en China Crown

Existen dos menús degustación: La Ruta de la Seda y Caja Imperial (con pato laqueado). Cada uno de ellos con ocho platos, postre y té. Todos los platos de China Crown están diseñados para ser compartidos, pues, según Li Bao, en el gigante asiático la comida se comparte y “no hay mejor manera de rendir homenaje a la tradición china”.

Algunas piezas de la vajilla leva estampados dibujos como pavos reales o Xizhi.

La sala del restaurante tiene una superficie de 320 metros cuadrados y una capacidad para 80 personas. El diseño del lugar ha sido ideado por Aurora Gámez. La interiorista ha querido plasmar con su trabajo raíces y autenticidad para que “a tradición no muera en Casa Calvet” y conservar los rasgos arquitectónicos propios de Gaudí.

De este modo, China Crown está decorado con jarrones, porcelanas, textiles, trajes de Emperador. En definitiva, con abalorios milenarios traídos directamente de China.

Los platos que se sirven a los comensales son de porcelana china. Al igual que todo lo que da vida a China Crown, la vajilla relata su propia historia. Por ejemplo, algunos platos llevan estampados dibujos como pavos reales o Xizhi -conocido en el gigante rojo como pájaro de la felicidad- que simbolizan la realeza.

China Crown es una vuelta a los orígenes de Casa Calvet. A este pequeño negocio llegaron las primeras sedas bordadas de China que conquistaron Barcelona. Y es que lo que es ahora un restaurante de cocina imperial fue construido hace más de un siglo para un fabricante textil, Hijos de Pedro Mártir Calvet.

Escribe un nuevo comentario