7 factores a tener en cuenta en la contratación de camareros

La contratación de camareros debe estar sometida a unos elementos clave para formar al mejor equipo. Muchos establecimientos de hostelería solo enfocan su estrategia comercial en la publicidad y el marketing para mejorar su imagen y las ventas del negocios.

Tener buena presencia y condición física, ser tolerante al estrés y buen vendedor son algunas de las cualidades para ser un buen profesional

Es el mejor factor comercial para un local de restauración

La contratación de camareros debe estar sometida a unos elementos clave para formar al mejor equipo. El personal es una parte fundamental para el buen desarrollo de un negocio de restauración y muchos establecimientos de hostelería solo enfocan su estrategia comercial en la publicidad y el marketing para mejorar su imagen y las ventas del negocios.

Sin embargo, deben detenerse a profundizar en los aspectos más importantes que debe tener una persona para poder desarrollar su trabajo como camarero, ya que es una labor de contacto directo con el cliente y debe cumplir una serie de requisitos fundamentales.

La contratación de camareros debe estar sometida a unos elementos clave para formar al mejor equipo. Muchos establecimientos de hostelería solo enfocan su estrategia comercial en la publicidad y el marketing para mejorar su imagen y las ventas del negocios.
La presencia y actitud del personal es un factor determinante que hablará al cliente del funcionamiento del establecimiento.

El camarero, junto con los cocineros, es el núcleo de todo establecimiento hostelero y su figura influirá en el éxito del local. Son muchos los clientes que vuelven a un restaurante gracias al trato recibido por parte de ellos o por el contrario pueden llegar a vetarlo entre sus preferencias si el personal ha resultado antipático en su servicio.

En este sentido Storyous, el sistema de gestión y control de la información específico para restauración, analiza los seis elementos más fundamentales que se deben tener en cuenta a la hora de elegir un buen camarero.

Claves principales para la contratación de camareros

  • 1.- Buena condición física y tolerar bien el estrés. Es básico que el personal sepa mantener la calma en todos los procesos relacionados con el servicio al cliente, sea del tipo que sea, agradable o no. La buena condición física es esencias ya que los camareros están expuestos a un potente estrés durante su jornada laboral y debe estar en movimiento todo el día.
  • 2.- Cuidar la presentación de los platos. Esta responsabilidad final no solo recae en el cocinero sino en todos los empleados, que deben esmerarse para ofrecer un servicio de presentación exquisito.
  • 3.- Limpio y sonriente todo el día. La presencia del personal es un factor determinante que hablará al cliente del funcionamiento del establecimiento. La buena presencia, la conducta y la limpieza en los uniformes señalarán el orden de la cocina y de todo el local. Un camarero desaliñado no generará demasiada desconfianza, y de ésta depende el negocio.
  • 4.- Buen gestor de quejas. Uno de los puntos más críticos a la hora de gestionar una comanda. El personal deberá estar capacitado para identificar la queja o sugerencia como factor a considerar y poder mejorar, y no interpretarlo como una queja u ofensa a su trabajo. En este sentido, debe ser un profesional y saber manejar la situación sin que afecte ni al desarrollo del negocio y a la confianza de los clientes.
  • 5.- Buen vendedor. Una de sus misiones será intentar ofrecer todos los elementos de la carta, pero sin obligar al cliente a pedirlos. En este sentido, Jana Sramkova, directora de Expansión de Storyous señala que, “el buen profesional conoce a sus clientes y sus necesidades para poder ofrecerle lo que mejor le encaje”.
  • 6.- Capaz de trabajar en equipo. Los camareros forman parte del gran equipo de conforma todo el establecimiento y todos tienen su parte importante dentro del trabajo general. De cara al cliente, el camarero es el que coordina todas las acciones y está en contacto con el resto de compañeros, por eso deber saber integrarse en el funcionamiento.
  • 7.- Tener un aprendizaje constante. Un buen profesional debe interesarse por una formación continua basada en su especialidad. Por esta razón, los propietarios de establecimientos hosteleros debería tener en cuenta las necesidades de sus empleados y facilitarles la mejora y la especialización.

Escribe un nuevo comentario