Indignación en la hostelería valenciana por la ZAS del Carmen

Las hostelería valenciana se plantea denunciar al Ayuntamiento de Valencia tras las medidas definitivas de los barrios de la ciudad declarados en la ZAS.

Se plantea llevar al Ayuntamiento a los tribunales por la aprobación de las medidas definitivas para las zonas acústicamente saturadas

Tras la reunión mantenida ayer con el alcalde de la ciudad

Los hosteleros de Valencia de las zonas declaradas como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) de Woody, Xúquer, Juan Llorens, Russafa y el Carmen, mediante la plataforma creada AntiZAS, han amenazado, mediante un comunicado, la posibilidad de denunciar al Ayuntamiento de Valencia por la aprobación de las medidas determinadas de la ZAS del Carmen, que repercutirán en la hostelería valenciana.

Tras la reunión mantenida ayer, 27 de diciembre, con la concejalía, concretamente, con el alcalde de la ciudad Joan Ribó y la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, no se llegó a ningún acuerdo, y supuso una «frustación e indignación» ante la intransigencia de Soriano.

A quien acusan de «falta de voluntad para el diálogo e incapacidad» para poner en marcha un plan de medidas eficaces para promover la ordenación y sostenibilidad del ocio y el turismo de Valencia».

Así, la plataforma se plantea poner en marcha una propuesta de crowfounding para recaudar fondos para la financiación de un recurso contencioso-administrativo, para «denunciar las actuaciones de la Concejalía de Medio Ambiente y la consistencia técnica y administrativa de todo el expediente».

MacroZAS en la hostelería valenciana

Además, en la reunión se rechazó la revisión de las medidas aprobadas, pero propusieron crear una mesa de trabajo para después de las elecciones de 2019, para intentar solucionar la problemática derivada de la contaminación acústica.

Según la plataforma AntiZAS, entre las medidas definitivas se encuentra el recorte de horarios de las terrazas, realizadas solamente en seis puntos del barrio (plaza del Doctor Collado, calle Alta, plaza del Carmen, calle Serranos, Pintor Zarieña y calle Quart), que también se han derivado a zonas parecidas, originando una ‘macroZAS’.

De este modo, los hosteleros de estas zonas demuestran su consternación ante estas decisiones y las consideran, «mediciones claramente insuficientes y escasamente representativas, porque en ningún caso demuestran que sean las terrazas el principal foco emisor de ruido del barrio».

Imagen: Google Maps

Escribe un nuevo comentario